Condenaron a 24 años de prisión a la madre de una nena que fue abandonada y abusada

Un tribunal de Río Negro condenó este martes a Janet Neira a la pena de 24 años y siete meses de prisión por el abuso sexual y el abandono de su hija de 3 años, quien murió en febrero de 2019 en la localidad de Lamarque. La mujer ya había admitido su culpabilidad.

El relato que hizo la fiscal Belén Calarco sobre el sufrimiento que soportó Sofía antes de su muerte había dejado a todos los presentes en la audiencia en un silencio desgarrador. Ella se refirió a un «maltrato continuo y sistemático» en «un contexto de extrema violencia física y psicológica» no solo hacia la víctima, sino que también lo padecieron sus dos hermanos.

“La violencia de las dos personas mayores era sistemática», sostuvo la fiscal, y describió: » Insultos y vejaciones, como hacerla pasar hambre, frío, hacerla dormir parada, duchas frías, cortarle el pelo y en partes dejarla pelada”.

A través de una videoconferencia, Calarco habló del informe de la autopsia que recibió y sostuvo que «las lesiones que le causaban dolor físico, el impacto y stress psíquico que le provocaron, como quemaduras con cigarrillos, cortes en las plantas de los pies y manos. Además agregó en este punto los abusos sexuales, la cosificación de la niña como objeto sexual”.

Para la fiscal la víctima fue abusada sexualmente por el hombre que convivía con su madre -que será juzgado en otro debate – sin que ella hiciera nada por evitarlo sino que, por el contrario, «prestaba colaboración».

El juicio por la muerte de Sofía empezó en noviembre del año pasado y la madre de la víctima reconoció los delitos de «abuso sexual gravemente ultrajante por las circunstancias de su realización, reiterado, doblemente calificado por el vínculo; desobediencia a una orden judicial; abandono de persona seguida de muerte calificado por el vínculo; tenencia ilegal de pornografía infantil agravada por la edad de las víctimas».

La condena entonces solicitada por la fiscal fue de 24 años y 7 meses de prisión, pena que Neira aceptó a través de su defensor oficial y finalmente también los jueces, al considerar que era «razonable y proporcional» a los delitos cometidos y reconocidos por la mujer.

De acuerdo a la investigación judicial, el 1 de febrero de 2019 Sofía fue ingresada a la guardia del hospital de Lamarque y, por la gravedad de su estado físico, la derivaron a un sanatorio de General Roca, donde murió tres días después.

Fuente: TN

¿Qué opinas de esta nota?