Motochorros asesinaron a un padre policía: «No me maten que tengo una familia»

Roberto tenía 42 años y fue asesinado después del robo de su moto, antes del crimen le suplicó a los delincuentes que no terminaran con su vida. 


Un cabo primero de la Policía de Tucumán fue asesinado este miércoles de un balazo en el pecho por dos delincuentes que pretendieron robarle la moto y por el crimen detuvieron a cuatro sospechosos, uno de ellos herido y todos menores.

Roberto Lucena (42) circulaba a bordo de su moto y fue sorprendido por dos asaltantes armados.

Según las fuentes, Lucena (estaba de licencia y vestido de civil) se detuvo a charlar con un amigo cuando los delincuentes lo sorprendieron y trataron de apoderarse de la moto y el arma reglamentaria del agente, quien intentó defenderse, por lo que se produjo un tiroteo que terminó cuando la víctima recibió varios balazos que lo dejaron malherido.

Según contó el amigo con quien charlaba, la víctima alcanzó a suplicar: «Llevate la moto, pero no me mates, tengo una familia que mantener». El motochorro lo remató disparándole dos veces al pecho. Lucena fue trasladado al hospital Avellaneda, donde se confirmó su muerte a raíz de las heridas de bala sufridas.

¿Qué opinas de esta nota?