Padres adoptan a una bellísima bebé autista con síndrome de Down a pesar de sus miedos

La historia de la familia de Jen y Juan Benito emociona a miles de personas alrededor del Mundo. “Pensamos que sería perfecto para nosotros porque teníamos amor para dar”, dijo la madre de Jana. 


Jen y Juan Benito decidieron convertirse en padres adoptivos de un bebé con necesidades especiales después de tener tres hijos propios, pero admiten que al principio había sentimientos permanentes de incertidumbre y miedo.

Los padres habían querido adoptar pero no podían pagar los altos honorarios que cobraban las agencias privadas de adopción. Entonces, un trabajador social les llamó y les preguntó si estarían dispuestos a adoptar a una niña con necesidades especiales no como una niña de acogida sino como una de los suyos.

Esta era Jana, pronto conocida cariñosamente como Peanut, que tenía necesidades especiales. “Necesitaba una casa y estábamos listos para recibirla”, dijo Jen a The Epoch Times. “Y aunque estaba aterrorizada, incluso aunque no creía que pudiera hacerlo. Mi respuesta fue sí”.

(Cortesía de raising_peanut)

Cuando la familia se dio cuenta de que no podía pagar los 30,000 dólares del costo de adopción, se dedicaron a la acogida. “Pensamos que sería perfecto para nosotros porque teníamos espacio y amor para dar”, dijo Jen. Después de hacer todo el papeleo y la preparación para convertirse en una familia de acogida, la familia Benito recibió su primera llamada.

Sin embargo, no era para una asignación de acogida, sino para la adopción de Peanut. Cuando los Benito se enteraron de que ella tenía síndrome de Down y una enfermedad cardíaca, aún estaban decididos a aceptarla, aunque los padres tuvieron reacciones diferentes.

Jen explicó que ella tuvo “muy, muy, muy poca interacción con individuos [que tenían] cualquier tipo de discapacidad mientras crecía”. Mientras tanto, Juan había trabajado en el sistema de salud del comportamiento, así que no era “gran cosa” para él, como Jen lo describió.

(Cortesía de raising_peanut)

Los Benitos no tenían mucha información sobre Peanut antes de recibirla, aunque la recibieron con los brazos abiertos, al igual que sus otros hijos, que se sorprendieron al ganar una nueva hermana. “Los niños estaban emocionados, a pesar de que probablemente fueron mucho más abiertos al respecto”, dijo Jen. “Incluso en ese momento, yo me centraba solo en su capacidad de amar y aceptar”.

La trabajadora social le dijo a los Benito que Peanut tenía 3 meses. Estaban asombrados de ver lo pequeña que era, con solo 7 libras (aprox. 3 kg), el peso de un recién nacido promedio. Papá Juan le puso el apodo de Peanut debido a su diminuto tamaño, y se ha quedado así desde entonces.

(Cortesía de raising_peanut)

Sin embargo, dar la bienvenida a Peanut fue solo el primer paso, ya que la familia tuvo que pasar por un largo proceso de formalización y finalización de la adopción. A pesar de los desafíos físicos y de desarrollo de Peanut, que incluyen el síndrome de Down y el autismo, casi inmediatamente se ganó el corazón de la familia.

“Le encanta hacerse la graciosa y nos hace reír a todos aquí”, compartió Jen. “Se la considera no verbal, y no es vocal, ya que no nos habla en ningún tipo de comunicación vocal”. Eso no significa que Peanut no pueda transmitir su punto de vista. “Nos reímos por la mirada que nos da”, añade Jen. “Si pudiera hablar, probablemente estaría castigada muchas veces”.

Aunque Peanut fue diagnosticada con muchas dificultades, no parece ser consciente de sus limitaciones. Después de largos meses de sesiones de fisioterapia, aprendió a caminar después de su tercer cumpleaños. La mamá Jen dice que a pesar de tener el tamaño y la apariencia de una niña más pequeña, Peanut de 5 años “corre y salta sobre todo y se sube encima de todo”.

Una de las novedades más emocionantes es que Peanut tiene su propio perro de servicio, que le ayudará a ser más independiente y le proporcionará apoyo emocional y comodidad.

(Cortesía de raising_peanut)

Por supuesto, no es solo Peanut quien ha cambiado a lo largo de los años. Jen y Juan, junto con sus otros tres hijos, se han transformado por la experiencia de la adopción. Para Jen, criar a Peanut le ayudó a encontrar su “propósito y vocación”, habiéndose convertido en una defensora de las familias con niños con necesidades especiales. Ha mantenido un blog llamado Raising Peanut e incluso ha publicado un libro sobre su travesía.

El mensaje de Jen a los potenciales padres adoptivos o de acogida es “estar dispuesta a correr el riesgo porque no sabes lo que te espera”.

Añade: “Si hubiéramos confiado en nuestros… temores iniciales nos habríamos perdido a alguien increíble y maravillosa”.

(Cortesía de raising_peanut)

¿Qué opinas de esta nota?