La zapatilla que mató a Báez Sosa, es de Máximo Thomsen, uno de los rugbier’s detenidos

Lo confirmó una pericia de la Policía Federal de Mar del Plata. El estudio confirmó que la zapatilla de Thompsen coincide con las marcas que Fernando tenía en su rostro en el momento de su muerte. 


Este viernes, después de seis meses de análisis, se conoció el resultado de una pericia clave en el crimen de Fernando Báez Sosa, ocurrido en la ciudad de Villa Gesell: la zapatilla ensangrentada que se encontró en la casa que alquilaban los 10 rugbiers es la que usaron para matar al joven y corresponde a Máximo Thomsen.

El estudio, realizado por el Laboratorio Scopométrico de la Policía Federal en Mar del Plata, determinó además que la suela de ese calzado coincide con la marca que Fernando tenía en su rostro.

Los pies de cada uno de los imputados fueron analizados uno por uno, con una técnica que consiste en registrar y comparar mediante fotografías, lecturas de ondas de luz mediante un videoespectrómetro y el uso de tinta litográfica.

De esta forma Máximo Thomsen, quien se encuentra detenido junto a otros siete imputados en la Alcaldía N°3 de La Plata, cobra preponderancia como autor del crimen.

¿Qué opinas de esta nota?