Cansadas del maltrato y abusos de su padre, las tres hermanas lo mataron

Activistas sociales defienden a los jóvenes y aseguran que lo único que pudieron hacer fue defenderse. 


La noche del 27 de julio de 2018 las tres hermanas Khachaturyan dijeron basta. Su padre, Mijail, de 57 años, había regresado horas antes tras pasar una temporada en el psiquiátrico y, una por una, las castigó por no encontrar la casa como esperaba, rociándolas con gas pimienta en la cara. Era el enésimo maltrato que sufrían Krestina, Angelina y Maria -entonces de 19, 18 y 17 años, respectivamente- a manos de su progenitor, quien las pegaba, torturaba y sometía a abusos sexuales de forma habitual. Pero esa sería la última vez que lo hiciera.

Las chicas decidieron vengarse y, cuando ya se había dormido, arremetieron contra el hombre con un cuchillo, un martillo y el espray de gas pimienta que había empleado contra ellas poco antes. Le causaron más de 30 heridas en el cuello y el pecho, según describirían las autoridades, que encontraron su cuerpo en una escalera del bloque de apartamentos de Moscú donde vivía la familia. La madre se había marchado de casa años antes obligada al parecer por su marido.

Se hirieron a sí mismas

Las propias chicas fueron quienes llamaron a la Policía y una ambulancia tras matar a Mijail, no sin antes infligirse a sí mismas heridas para simular que su muerte se había producido después de que él las atacara con un cuchillo, según confesarían más tarde.

Al día siguiente de acabar con la vida de su padre, Krestina, Angelina y Maria fueron detenidas y reconocieron los hechos. El verano pasado se las imputaron cargos de asesinato premeditado, lo que desató una ola de indignación por parte de activistas que denuncian la lacra de los abusos domésticos que padece Rusia.

Ayer, dos años después del parricidio, comenzó en la sala un juzgado de la capital rusa el juicio. Solo estaban llamadas a comparecer las dos mayores de las hermanas, The two elder sisters, Krestina y Angelina, ya que Maria, menor de edad en el momento del crimen, ha sido considerada no apta para cometer un asesinato y será juzgada de forma separada, según uno de los abogados de las chicas, Alexei Liptser, citado por CNN.

Expertos en violencia doméstica, así como la defensa de las hermanas, sostienen que en ausencia de mecanismos de protección adecuados dentro del sistema policial y judicial, su única opción si no querían acabar muertas a manos de su padre era defenderse a sí mismas, recoge esa misma cadena de estadounidense de televisión.

Fuente: ABC

¿Qué opinas de esta nota?