«No tengo donde parar, dormir, comer, ni lavarme»: El desgarrador pedido de un abuelito sanjuanino

Se trata de un changarín que tiene una afección cardíaca y vive en el horno de un taller.


Oscar Morales tiene 64 años y atraviesa una complicada situación de salud y económica.  El hombre que actualmente se dedica a hacer changas, sufre problemas cardíacos y no tiene un lugar acondicionado para poder vivir y atender sus necesidades básicas.

Conmovido comentó, «no tengo donde parar, dormir, comer, ni lavarme. Vivo en un taller donde me prestan un horno donde sabemos moldear».

El hombre explicó que padece las bajas temperaturas de la época, ya que no tiene un reparo para resguardarse «mi cuerpo ya no da más, me siento muy enfermo, tengo un soplo cardíaco. El otro día me dio una descompostura muy fuerte, me salvó un muchacho que me sabe dar algunas changas», explicó en conversación con Canal 13 San Juan.

Morales relató que, como mucho, suele ganar entre 300 o 400 pesos por día, «uso la misma ropa durante o 4 días, no me alcanza ni para un jabón. En donde yo vivo no puedo lavarme, porque me prestan ese taller y no me gusta molestar».

Después de contar su historia hizo un especial pedido a los sanjuaninos, «yo pido si me pueden ayudar con palos, nylon o adobe para hacerme un ranchito, a mí no me queda mucha vida, quisiera vivir en mejores condiciones lo que me queda de vida. Ya no aguanto con tanto dolor».

¿Qué opinas de esta nota?