Dispuesta a todo por su BEBA, una SANJUANINA hizo una RIFA para un costoso ESTUDIO

Paz tiene apenas 8 meses y 3 operaciones. Sus papás están sin trabajo y salen adelante gracias a la solidaridad de la gente.


Paz tiene apenas 8 meses y le practicarán un importante estudio médico. Su papá se quedó sin trabajo en plena pandemia. Entonces su mamá no se quedó de brazos cruzados, organizó una rifa y recibió la solidaridad de los sanjuaninos.

A la bebé la internarán el lunes a las 8. El martes le harán una endoscopía «para saber si tiene dañado un riñón», le contó Micaela Acosta a Diario Móvil. Junto a su esposo, Cristian Quiroga, finalmente consiguieron que sea en el Hospital Rawson. Pero se habían preparado para ir a la sector privado, en donde debían cubrir costos muy altos.

La familia, que vive en la zona de Concepción, en Capital, necesitaba del apoyo de los sanjuaninos y lo obtuvieron. Micaela aseguró que Paz viene de varias operaciones. Eso les insume mucho tiempo de acompañamiento. Entonces no pueden trabajar. Además tienen dos niños más: una nena de 3 años y un varón de 5.

La mamá contó que vendieron todos los números de la rifa y este sábado fue el sorteo a través de la Quiniela de San Juan.

«Si con el tiempo se vuelve a tapar el conducto la tienen que operar. Ya tiene tres operaciones. Si todo sale bien, termina el tratamiento y le harían estudios para el seguimiento», explicó la mujer.

Micaela aseguró que su beba «tiene muchas infecciones urinarias seguidas» y que padece de «problemas en la uretra». «Nos dieron muchos diagnósticos previos». Por cada consulta médica pagaban 1.000 pesos.

«Estamos desempleados, porque mi nena tuvo internaciones una semana, otra de dos semanas y otra de un mes. El papa trabajaba, pero nos pedían -por la pandemia- que estuviéramos los padres nomás con ella. Entonces él tuvo que dejar de trabajar en la empresa de seguridad privada (cuidaba un barrio)», relató Acosta.

«Quisiera encontrar un trabajo para mi pareja. Yo me dedico a la gastronomía con maquinarias prestadas, pero las tengo paradas porque no tengo tiempo con mi hija», aclaró.

Micaela contó que ya hizo dos rifas por la salud de su hija y que en la última mucha gente le donó los premios: una campera inflable, bebidas, quesos cremosos, zapatillas para niños y todo tipo de mercadería. Vendió los números a 100 pesos y se les «volaron». «Le agradezco mucho la ayuda a la gente, porque me compraron todos los números», dijo la mamá coraje.

Para colaborar con esta familia te podés comunicar al: 2646620787.

¿Qué opinas de esta nota?