Recibió un triciclo adaptado y ahora puede movilizarse por sus propios medios

Mercedes, de 42 años, se mostró feliz con su nueva vida y las posibilidades inclusivas que le brinda la movilidad entregada por Desarrollo Humano.


“Sentirme libre y movilizarme sola es algo que me emociona muchísimo”; Mercedes Andrada fue beneficiaria de un triciclo adaptado que le permitirá una mejor inclusión.

La historia de Mercedes, de 42 años, sin lugar a dudas es un ejemplo de perseverancia. Sonrisa tímida, ojos color marrón y una luz en su mirada que trasciende todo su ser. Oriunda del departamento 25 de Mayo, nació con una malformación genética y es mamá de un hijo de 16 años. Pero su condición no la detuvo. Es emprendedora: se dedica a la repostería, costura, marroquinería y además es deportista, practica vóley adaptado.

“Vivo a ocho cuadras de la casa de mi mamá y tengo que depender de alguien para que me lleve, pero un día me decidí, le escribí de puño y letra una carta al ministro Fabián Aballay. La verdad, pensé que mi carta no le llegaría, pero para mi sorpresa recibí respuesta, y la alegría que sentí fue muy grande», comentó Mercedes.

Mercedes recibió por parte del Gobierno de San Juan, a través de la Dirección de Discapacidad, un triciclo adaptado que permite desplazarse con mayor autonomía. Esto es parte de la implementación de políticas inclusivas por parte del Ministerio de Desarrollo Humano y Promoción Social, que permite igualar las oportunidades de las personas con discapacidad, promoviendo la inclusión y favoreciendo la integración.

Asimismo, Mercedes expresó que “recibir este triciclo me genera mucha emoción, es tener libertad para manejarme sola. Ahora podré ir a la plaza, vender mis productos y realizar mis actividades sin depender de alguien”.

Marcelo, su hijo, tiene la misma discapacidad motora que Mercedes. “Él hace cinco años que está operado, usa prótesis y también practica vóley adaptado. Me siento muy orgullosa de él, porque fue elegido para integrar el equipo de vóley nacional que representa al país y el año pasado participó de los Juegos Evita”.

“La alegría que siento es inexplicable porque esperé mucho por este momento. Tengo sueños, y el más importantes es que mi hijo avance, que sea libre y yo poder manejarme sola, sin depender de nadie”, cerró emocionada la veinticinqueña, con lágrimas en su rostro.

¿Qué opinas de esta nota?