ALEGRÍA: Natalia se curó del COVID-19 y se REENCONTRÓ con su bebito

En la tarde del sábado la joven pudo amamantar a su hijo en el hospital Materno Infantil de Salta.

FOTO: El Tribuno Salta

Solamente estuvieron algunas horas juntos en el hospital Del Carmen de Metán luego del alumbramiento. Pero hubo un final feliz para una historia desgarradora en medio de una pandemia que había obligado a separar a madre e hijo.

La joven galponense fue dada de alta del hospital San Francisco Solano de esa localidad porque logró recuperarse de COVID-19.

El sábado pasado se trasladó desde El Galpón a Salta capital, donde se reencontró con su bebé en el hospital Materno Infantil.

A través de un video Natalia Argañaraz agradeció al equipo de profesionales que integran el Servicio de Neonatología, encabezado por el doctor Mario Alberto del Barco.

«Al doctor Del Barco le agradezco por todo el trabajo que ha hecho. Gracias a él mi bebé está bien», dijo Natalia, quien rompió en llanto de la emoción, mientras amamantaba al pequeño que se llama Diego.

A través de un trabajo coordinado entre los hospitales de El Galpón, Metán y el Materno Infantil de la capital salteña, lograron que madre e hijo se encuentren hoy juntos y bien. Todos los estudios realizados al bebé dieron negativo para coronavirus.

La historia comenzó el mes pasado cuando la joven madre, oriunda de El Galpón, fue derivada al hospital Del Carmen de Metán con complicaciones en el embarazo. Allí un equipo médico le practicó una cesárea de urgencia y dio a luz.

A las pocas horas del nacimiento tuvieron que separar a madre e hijo, porque el niño fue trasladado al hospital Materno Infantil, en grave estado, tras ingerir líquido. La mujer fue dada de alta y cuando regresó a El Galpón para luego poder viajar a Salta capital para estar al lado de su hijo, la aislaron y luego confirmaron que tenía COVID-19.

«Natalia y su hijo Diego ya están juntos y para nosotros es una gran satisfacción. El pequeño también fue dado de alta y está muy bien. Trabajando en red con los hospitales, con humildad, esfuerzo y solidaridad logramos los objetivos. A veces fracasamos, pero juntos somos invencibles», dijo el doctor Del Barco a El Tribuno.

«Lo más duro para mí fue separarme de mi hijo, sabiendo que era un recién nacido», dijo la joven galponense de 21 años que tuvo COVID-19 y logró vencer a la enfermedad. Mientras ella estaba internada en el hospital San Francisco Solano de El Galpón su hijo se encontraba en grave estado en el hospital Materno Infantil de la capital salteña. Lo sorprendente es que el niño no fue contagiado por su madre, lo que trajo alivio a los profesionales que le salvaron la vida en el hospital Materno Infantil.

Fueron días terribles y angustiantes para la madre primeriza. Pero la historia tuvo un final feliz. Triunfó la vida, en medio de una pandemia que está provocando la muerte de muchos salteños.

El Tribuno Salta

¿Qué opinas de esta nota?