Macri: “Alberto Fernández no gobierna y se devaluó su palabra”

“El futuro institucional se dirime en los próximos tres meses”, aseguró Macri a su círculo de colaboradores.

El ex presidente Mauricio Macri reapareció en escena en los últimos días y comenzó a mostrarse activo dentro de Juntos por el Cambio.

“Si ellos no hacen lo que tienen que hacer de acá a marzo, se la ponen”, aseguraba en privado Mauricio Macri, en diciembre de 2019. Hacía pocos días que había asumido en el gobierno Alberto Fernández. Macri ponía una cuota de interrogante sobre la nueva administración, que devolvía al poder a Cristina Kirchner, esta vez como vicepresidenta.

Nueve meses después, Macri convirtió aquél tono enigmático en pesimismo puro. “El futuro institucional se dirime en los próximos tres meses”, afirma a su estrecho círculo de colaboradores.

La cuenta que hace es la siguiente. La Argentina cerró 2019 con un déficit de 0,5%, cepo y reperfilamiento. Este año el déficit cerrará en 10 puntos, no se resolvió el cepo, habrá una caída de 10-12 puntos del PBI y se acaba de resolver el reperfilamiento -canje de la deuda- pero el país no tiene financiamiento. Considera que hicieron un buen acuerdo con los bonistas pero el rebote duró poco. ¿Cómo puede el Estado financiarse con emisión como única herramienta?, se pregunta. De ahí que ve “muy difícil” que eso llegue a buen puerto.

El ex mandatario cree que el “vamos por todo” de Cristina se ha perfeccionado. “No van a cometer los mismos errores, esta vez no van a jugar a media máquina”, comentan que suele asegurar, al señalar que el kirchnerismo sabe que si pierde como en 2015, va a tener un problema. “Ante la radicalización que están teniendo, se hace cada vez más difícil este equilibrio”, piensa Macri.

El último mandatario no peronista tiene una mirada dura sobre Alberto Fernández. No sólo esgrime ante los suyos que el Presidente “no gobierna” y que se “devaluó su palabra”, sino que a menudo se muestra sorprendido porque pareciera que hiciera la posible “para que se note” que la agenda política la impone su vicepresidenta.

El referente del PRO y su equipo admiten la decepción generada en buena parte de la sociedad por el traspié político del 2019 originado en una mala administración de las políticas económicas. Pero también interpretan que a esta altura, cada vez dura menos en la memoria colectiva la responsabilidad de Macri. Algo bastante curioso.

Aducen que hoy todo es más dinámico que hace unos años, entonces las noticias y las estrategias duran poco. Por eso evalúan que la maniobra de responsabilizar a la herencia de Cambiemos es menos efectiva.

Unas de las pocas cosas que ve con un lente más optimista son las elecciones del año próximo. “No tengo proyecto ni para el 2021 ni para el 2023”, se preocupa en hacer trascender. Pero confía en las chances de la coalición opositora, porque la considera “hipercompetitiva” desde el punto de vista de los posibles candidatos.

En su entorno se animan a predecir que podría ser la mejor performance opositora desde 2001 a nivel nacional, cuando el peronismo derrotó en todo el país a la lista del gobierno de Fernando de la Rúa. Aclaran que tanto en 2009 como en 2013 la oposición derrotó al kirchnerismo en la provincia, pero no a nivel país.

Dicen cerca suyo que no está preocupado por las causas judiciales en su contra: Correo Argentino, espionaje, peajes. Pero de seguro, a nadie le gustaría estar en su lugar, sin fueros.

Fuente: Clarín

¿Qué opinas de esta nota?