El desgarrador relato del joven con síndrome de Down y cáncer que le ganó al COVID-19: «Me arrodillaba y le pedía a Dios»

«Yo me arrodillaba y le pedía a Dios, porque sé que hay un Dios que nos da situaciones para dar una certeza que él existe”, recordó la mamá de Javi. 


Javier se enteró el pasado 3 de septiembre que había dado positivo en el examen de coronavirus. Si bien tiene 33 años, no lo transitó como una “gripesita” al igual que muchos jóvenes. Pues el santiagueño tiene Síndrome de Down y está en plena batalla contra el cáncer.

Fue en los primeros días del mes que su mamá, Segunda Villalba, comenzó a sentirse mal. “Yo me enfermé, tenía un estado gripal raro. Entonces, me hisoparon porque me preocupaba mi hijo. El 1 de septiembre me confirmaron que tenía coronavirus. Al mismo tiempo, mi hijo empezó con diarrea, náuseas y estaba deshidratado“, contó la mujer en diálogo con Télam.

Mientras tanto, Javier estaba con un tratamiento de quimioterapia. Pero tras comenzar a sentirse mal, decidió hisoparse. Al conocer los resultados, fue transferido al Hospital Independencia.

Cómo transitó Javier el coronavirus

Durante la internación, el joven tuvo fiebre y una baja considerable en sus glóbulos blancos. La situación era complicada. “Muchas noches lloraba, porque los primeros días no estaba muy bien, le costaba respirar. Yo me arrodillaba y le pedía a Dios, porque sé que hay un Dios que nos da situaciones para dar una certeza que él existe”, relató Villalba.

Con respecto al santiagueño, la madre aseguró que es “muy especial” ya que no se queja y solo habla cuando desea comunicar que se siente mejor. “Javier es quien nos hace seguir, quien nos da fortaleza. Él no bajó los brazos nunca, para nosotros él es un ángel”, explicó.

Ya recuperados, ambos se encuentran en su casa. Y desde allí, Villalba agradece la “entrega total” de las enfermeras del Hospital Independencia. “Ellos se han brindado al máximo, estaban ahí para Javier especialmente cuando estaba con fiebre”, cerró.

¿Qué opinas de esta nota?