Minina, la ABUELA de 101 años que le GANÓ al COVID-19

Es cordobesa, sufre de hipertensión, osteoporosis, mal de chagas y arritmia. Sin embargo, reaccionó muy bien al tratamiento. El próximo de 10 octubre sopla 102 velitas. Su nieto, el músico rosarino Charly Samamé compartió la noticia a través de sus redes sociales.


“Quiero contarles para tranquilidad de todos, familiares y amigos, que la queridísima abuela Francisca (Minina como la llaman cariñosamente) ha superado con éxito -a 20 días de cumplir 102 años- el coronavirus que la tuvo internada durante 15 días. Gracias por los mensajes de apoyo y de toda el personal de salud que trabaja en el cuidado de los demás por hacer esta ¿hazaña? posible. Abrazos y salud para todos”, escribió Charly Samamé, su nieto, en su cuenta de Facebook.

Samamé es un reconocido músico rosarino con un amplio recorrido en el jazz y en la música brasileña. En sus inicios interpretó canciones de autores como Milton Nascimento, Tom Jobim y Joao Gilberto, pero al poco tiempo incorporó composiciones propias. Ahora, ante el contexto de pandemia, transmite sus shows a través de YouTube.

Francisca vive en Córdoba e ingresó al Hospital Ferreyra el 2 de septiembre con un diagnóstico de coronavirus y un cuadro respiratorio que preocupaba más de lo normal por su edad y su historia clínica: padece hipertensión, osteoporosis, mal de chagas y arritmia. Sin embargo, reaccionó muy bien al tratamiento con medicamentos y estuvo con oxígeno los dos primeros días: no necesitó respirador, ni tampoco tuvo que ser trasladada a una sala de terapia intensiva.

Pasados los 14 días de internación, y tras no presentar ningún síntoma y estar en buen estado de salud, la mujer recibió el alta y volvió al geriátrico Patio Luz donde vive desde hace tres años, en el barrio Alta Córdoba, con las medidas de bioseguridad correspondientes.

Cuando Minina llegó a la residencia donde vive fue recibida con aplausos y carteles de bienvenida: desde que llegó se ganó el afecto de todos los médicos y enfermeros que trabajan allí.

La hija de Minina, María Cecilia, contó que está muy lúcida y de buen ánimo: “Tiene dos quebraduras de cadera, no puede caminar y necesita de cuidados exhaustivos”.

María Cecilia no le sacó el mérito a los profesionales de la salud que atendieron a su madre: “Les estoy eternamente agradecida a los médicos Marucco (cardiólogo) y Heredia (médica de guardia) y a todo el personal del geriátrico. Sin ellos hubiera sido imposible su recuperación”.

“La esperanza es muy importante, también tener voluntad, amor y ganas de vivir. Yo siempre tuve muchas ganas de vivir, quizás por eso Dios me ha dado tantos años”, dijo Minima, a modo de reflexión y quien fue directora de la escuela Manuel Lucero, de Alta Córdoba.

La mujer, en su último día de internación, dijo que estaba “más tranquila, más alegre y preparada para empezar la vida de nuevo”.

Sobre la atención de los profesionales de la salud Minina destacó: “Se portaron muy bien, te atienden con mucho cuidado. En ningún momento me desatendieron”.

La mujer, desde su gran experiencia de vida, dijo: “El principal consejo es tener fe, y vivir pensando en qué se puede hacer y nunca quedarse sentado. Hay que ser constantes, hay que amar la vida y vivirla en paz y con amor”.

Minina tiene 3 hijos, 5 nietos y 7 bisnietos. Trabajó como maestra de primaria hasta que llegó a ser vicedirectora y luego a directora del Colegio Manuel Lucero, en Alta Córdoba.

“Es tan querida que cuando se enteraron de lo que le pasaba armaron un grupo de Whatsapp para estar al tanto de su evolución, le mandaron flores e hicieron cadenas de oración”, cerró su hija.

El Ciudadano

¿Qué opinas de esta nota?