El jefe de la Barra Brava de Desamparados golpeó a su ex y quedó detenido

El jefe de la «Guardia Puyutana», Gustavo Javier Guzmán, también conocido como «Paco», fue detenido en la tarde del viernes por golpear a su ex pareja.


Todo comenzó en horas de la tarde del viernes, cuando la damnificada, se encontraba en su departamento, del Barrio Aramburu, junto a un compañero de trabajo. Cuando se disponía a retirarse, el atacante, identificado como Gustavo Javier Guzmán, también conocido como «El Paco», irrumpió violentamente en el domicilio y la atacó a los golpes.

El conocido barra brava de Desamparados, rompió la tela mosquitera de la ventana del living e ingresó, sin importarle la prohibición de acercamiento dispuesta por el juez. Una vez adentro, al ver a su ex pareja con un hombre, se ofusca y comienza violentar, primero a la mujer con empujones, insultos, y le grita «cállate si es tu macho, sos una p…no te voy a dejar vivir en paz con nadie. Mira lo que haces destruiste la familia», asegura la mujer.

Tanto la víctima como su compañero de trabajo, trataron de salir del domicilio para pedir ayuda, pero nuevamente Guzman agredió a la mujer y esta vez con golpes hasta provocarle heridas en su rostro y en el antebrazo izquierdo. Ante lo gritos de auxilio, Guzmán se dio a la fuga.

La damnificada, pese a su estado de salud y nervios, decidió presentarse por su propio medio en la comisaría 27°, donde puso en conocimiento lo sucedido. A los pocos minutos también se hizo presente Guzmán.

Antecedentes:

«El Paco» es conocido en el ámbito delictivo tras ser protagonista del escándalo de los carnets truchos en el EMICAR en el 2014. Guzmán, junto al «canario» Mario Alberto Ontiveros, otro integrante de la hinchada puyutana, eran los que desde afuera del ente emisor de las licencias nacionales de conducir, obtenían datos y todos quienes no habían adquirido la licencia, podían lograrlo de manera irregular y paralela a la legal. En ese entonces, fueron detenidos 3 empleados de la entidad, Ontiveros y Guzmán que se mantuvo prófugo por un tiempo, durante el cual condicionó su entrega a cambio de no ir preso.

Otro hecho violento lo tuvo en el ámbito del Club Sportivo Desamparados. En 2012, el Víbora había descendido de la B Nacional, tras una mala temporada consecutiva, al año siguiente, el histórico club sufrió otro descenso. En abril del 2013, se disputaba la permanencia frente a Cipolletti de Río Negro, fue entonces cuando «El Paco» junto con otros barras bravas ingresaron al campo de juego, obligaron a la suspensión del encuentro y protagonizaron un bochornoso robo de camisetas.

 

 

¿Qué opinas de esta nota?