En su día, los sanjuaninos COMPARTEN la oración de los ÁNGELES DE LA GUARDA

En tiempos difíciles, los fieles católicos los recuerdan en su día con pedidos especiales. 


Los Ángeles de la Guarda son seres espirituales con una gran inteligencia y sabiduría, y tienen una misión muy especial en el mundo, pues se encargan de cuidar y velar por el bienestar de la persona a la cual han sido asignados; de hecho, este es el motivo por el que también se les conoce como Ángeles Custodios, Ángeles Guardianes o Ángeles Protectores.

Tú tienes un Ángel de la Guarda especial, al cual Dios le ha delegado la tarea de alejarte de todo mal y peligro, así como de guiarte en la vida a través de tu conciencia para que tomes siempre el camino que más te favorece, más aún cuando te enfrentas a situaciones de tensión, problemas o retos que pueden hacerte crecer como persona. Por ende, hoy te enseñaremos a invocarlo.

Oración al Ángel de la Guarda para pedir su ayuda

Amado Ángel de mi guarda, Ángel de la luz de Dios que me fue enviado desde el cielo como compañero en la tierra, ayúdame a caminar siempre como un hijo del Señor, mi creador, y aléjame de todas las trampas del demonio que intentan sacarme del sendero que debo seguir.

Tú que me fuiste asignado el día de mi nacimiento e incluso antes, cuando solo era una idea en la mente universal, tú que eres mi conexión con el mundo espiritual y me sigues siempre en el mundo físico, escucha hoy mis plegarias. Abro mi corazón a ti para que me muestres el mundo de forma clara y entendible por medio de mensajes y señales que pueda comprender.

Hoy te ruego que te quedes junto a mí en la noche para que no tema a la oscuridad, que no me pierdas de vista durante el día para que mi vida sea más fácil y que me protejas siempre para que mi confianza se agrande, y pueda sentir en mi corazón la presencia de Dios.

Mi glorioso Ángel Custodio, espíritu puro y bienaventurado que ilumina los senderos que he de atravesar, por el poder que Dios te ha conferido te ruego me auxilies en estos momentos tan difíciles por los que estoy atravesando; ante ti pido que mis graves problemas sean atendidos por el Altísimo con tu ayuda, para que pueda conseguir eso que tanto necesito:

Yo confío en ti y en tu poderosa y sagrada presencia para recorrer juntos el camino hacia la iluminación, sorteando cualquier tipo de cambio en la vida si es necesario. Ángel de la verdad de Dios, ayúdame a conocer la verdad y siempre vivir por la verdad; no me dejes caer precisamente ahora cuando siento que no puedo cargar más con este peso, y cuando todo parece estar más oscuro de lo normal.

Santo y bendito Ángel de mi Guarda, nunca me retires tu apoyo, no me dejes sin tu compañía ni un solo instante, oriéntame para que mis actos siempre sean los correctos y en mi alma nunca deje de alabar a nuestro Padre Celestial y a mi compasiva madre, la Santísima Virgen María. En ti confío, así es y así será por los siglos de los siglos. Amén.

¿Qué opinas de esta nota?