«Tener un hijo con síndrome de Down es un regalo de amor», la historia de una mamá sanjuanina

La familia de Facundo abrió las puertas de su casa y recibió a DIARIO MÓVIL para mostrar como vive el joven con síndrome de down, que se ha ganado el amor de todos los sanjuaninos y ha podido disfrutar del escenario con grandes artistas.


Foto exclusiva de Emiliano Michelli, para Diario Móvil.

Facundo, es un jovencito lleno de alegría, un apasionado del arte en casi todas sus formas. Le gusta la bailar, zapatea como nadie, ama el folklore y toca el bombo como los mejores. Hace unos días cumplió el sueño de toda su vida, que era tocar el bombo junto al Chaqueño Palavecino. Hoy Facu y su mamá Silvia le abrieron las puertas de su casa a este medio para contar como se vive con el Síndrome de Down, una alteración genética que provoca algún tipo de discapacidad y para relatar que: «Este es el síndrome del amor».

EL NACIMIENTO DE FACUNDO

Silvia contó que cuando estaba embarazada, a punto de cumplir los 9 meses de gestación, en una ecografía el doctor le dijo que Facu se estaba reduciéndose y por esto le pidieron una cesárea de urgencia.

«Con casi 40 años yo estaba muy feliz, con muchas ansias, mis otros dos hijos eran mucho más grandes y deseaba con todas mis fuerzas tener un bebé. Cuando estaba en el quirófano lo miré y lo vi divino, la enfermera me insistía en que lo mirara mucho, yo realmente lo veía hermoso. Al rato ingresó a la habitación la enfermera con mi hijo y el padre de Facu me dijo que los doctores le habían dicho que tenía síndrome de down, yo no paraba de mirarlo, pero en verdad no lo podía creer, porque para mi era una belleza y yo estaba totalmente enamorada de él», explicó Silvia.

También contó que los hermanos de Facundo y su papá quedaron asombrados e incluso la situación los superó y no contuvieron las lágrimas, pero el amor fue más fuerte y ellos también se enamoraron de Facu a las pocas horas de su nacimiento.

«DESDE QUE FACU NACIÓ COMENZARON LOS DESAFÍOS, LA VIDA SE CONVIERTE EN UN DESAFÍO, PERO DESDE QUE ÉL LLEGÓ A MI VIDA YO SOY TAN, PERO TAN FELIZ QUE NO PUEDO EXPLICARLO».

Foto exclusiva de Emiliano Michelli, para Diario Móvil.

EL SÍNDROME DE DOWN Y LA DISCRIMINACIÓN

La mamá de Facundo expresó que su mayor miedo, desde la llegada de Facu, fue la discriminación. «Él siempre fue un niño muy dósil, muy educado, pero en algunos jardines no lo recibían, el miedo a que lo discriminaran era enorme, pero yo lo intentaba igual. Facu empezó muy chiquito el jardín maternal porque yo trabajaba. En algunos casos los papás se quejaban cuando mi hijo iba al maternal, no querían que sus bebés compartieran la salita con él», sostuvo Silvia. «Luego en diferente escuelas le negaban lugar, desde que nació yo lo mandaba a estimulación temprana, todo lo que me decían que podía hacer por él lo hacía, pero en algunos lugares no lo recibían».

El mayor problema para este joven sanjuanino era la integración, Silvia luchó mucho para que Facundo pudiera ser incluido en diferentes establecimientos donde antes no lo recibían, ni lo aceptaban. «Los compañeros nunca lo discriminaron, tiene mucho amigos. Hoy la sociedad ha cambiado bastante, antes le tenían miedo, en realidad los padres de sus compañeros se lo generaban, pero él es tan amoroso que nunca fue discriminado».

«UNA VEZ ENTRÉ A UN SUPERMERCADO Y ME DIJERON QUE TENER TENER UN HIJO CON SÍNDROME DE DOWN ERA UN CASTIGO DE LA NATURALEZA, NADA MÁS LEJOS QUE ESO, PARA MI FUE LA MAYOR BENDICIÓN».

FACUNDO Y SU AMOR POR EL ARTE

Facundo, a sus 20 años tiene una gran trayectoria, tanto en la música, como en la danza y en el patinaje artístico. Silvia lo llevó siempre de la mano y él supo volar y llegar tan lejos como podía, nada lo detuvo y siempre alcanzó sus sueños.

«A los 4 años quise que comenzara patinaje artístico pero no pudo hacerlo hasta los 7 años, hace un tiempo salió CAMPEÓN ARGENTINO, en su categoría. Mi hijo ha llegado y llegará muy lejos, hace dos semanas estuvo tocando con el Chaqueño Palavecino, para él fue una emoción enorme ya que desde los 9 años baila folklore, realizó una de las aperturas en el Festival de Jesús María y hasta fue elegido por Tinelli, el conductor compartió un video de Facu bailando malambo».

El arte es la pasión de Facu, según explicó Silvia. Su fuerte no es estudiar, la mamá del joven que se roba el corazón de todos los que lo conocen, confesó que es bastante flojo para leer y escribir, pero disfruta de cada actividad artística que realiza.

Foto exclusiva de Emiliano Michelli, para Diario Móvil.

EL FUTURO DE FACUNDO

«Yo lo preparo a mi hijo para que afronte la vida solo, él me hace las compras, sale solo al centro, iba solo a la escuela. Mi objetivo es encaminarlo por el lado de sus pasiones, ojalá sea un gran bailarín y pueda recorrer el mundo. Hoy solo quiero que siga aprendiendo a leer y escribir, para que pueda defenderse en la vida, pero sus días están rodeados de arte», manifestó Silvia.

Facu también dialogó con Diario Móvil y sostuvo: «Tengo un bombo nuevo. Me gustan las canciones del Chaqueño y de Soledad, la música me encanta. Ivan es mi profesor y aprendo folklore siempre». Además agregó que tiene muchos amigos y que otra actividad que ama es ir al club.

Foto exclusiva de Emiliano Michelli, para Diario Móvil.

Una de las personas indispensables en la vida de Facu, es Pablo, su hermano mayor, la figura masculina que le marca el rumbo y con quien comparte mucho tiempo. Silvia afirmó: «La figura de los hermanos es muy importante, ellos son quienes acompañan toda la vida, cada vez que Facu puede se va con su hermano al trabajo y disfrutan lindos momentos juntos».

Silvia dijo que es importantísimo no tenerle miedo al síndrome de down, contó que siempre que puede dialogar con padres que atraviesan lo mismo que su familia, ella les explica lo maravilloso que es acompañar a estas personas, porque:

«EL SINDROME DE DOWN, ES EL SÍNDROME DEL AMOR».

¿Qué opinas de esta nota?