TERRIBLE: AHORCARON y APALEARON a un PERRITO pero la POLICÍA lo SALVÓ

4 hombres ahorcaron y dieron una brutal golpiza a un perro en Buenos Aires, afortunadamente miembros de la Policía lo rescataron.


Nadie supo con certeza qué había pasado, pero lo cierto es que, aunque Simón tenía familia, la negligencia y la falta de responsabilidad llevaron a que un grupo de hombres lo capturara y decidiera atacarlo. Todo sucedió de forma repentina. Y las cámaras de seguridad de ese barrio del partido de Tigre, en la provincia de Buenos Aires, donde sucedieron los hechos, capturaron el momento justo en que el animal peleaba por su vida.

«Los vecinos de la zona me dieron el aviso. Al llegar al hospital veterinario, encontré a Simón en un estado de shock, había sufrido un tremendo ataque. Se salvó de milagro. Llegó sangrando, con la cabeza rota, las patas y manos fracturadas. La situación era muy delicada, peleó por su vida, quería vivir», dice Mika a Diario La Nación, quien rescata animales en situación de maltrato y abandono.

Quedó internado, con pronóstico reservado y en estado crítico. No tenía más de dos años, pero sus cuidadores rápidamente pudieron comprobar que Simón había sufrido maltrato desde temprana edad. Sin embargo, respondió favorablemente a la internación y, lentamente pudo salir adelante.


«Cuando Simón estuvo estabilizado, pedí vista de las cámaras de seguridad y pude constatar que había sido atacado por cuatro personas. Lo habían colgado de un árbol de sus patas, y habían intentado ahorcarlo mientras le pegaban con un palo y lo apedreaban. Fue todo muy rápido, hasta que finalmente llegó la policía y detuvo la agresión». Denuncia mediante, Simón fue trasladado de emergencia a un centro veterinario.

Mika sabía que le quedaba un largo camino por recorrer y por eso decidió llevarlo a su casa para continuar con la recuperación. Mientras, esperan que la justicia reactive sus actividades y tomen el caso para que los responsables paguen por sus actos. «Su estado de salud es muy delicado, pues tiene que ser operado de dos de sus patas y tener atención veterinaria cada 48 horas para hacerse las curaciones. Está totalmente vendado, le cuesta caminar. Es gasto es abultado, entre estudios, médicos, las cirugías que vendrán y los medicamentos, el número se hace elevado. ¡Pero lo hago feliz para que pueda recuperar su vida normal y pueda ser adoptado por una familia que le de mucho amor!».

¿Qué opinas de esta nota?