Chocobar luego de la primera audiencia del juicio oral: «cumplí con la ley»

Luis Chocobar, el policía bonaerense que este viernes comenzó a ser juzgado por matar a un ladrón que había asaltado y apuñalado a un turista estadounidense en 2017 en el barrio porteño de La Boca, declaró ante el tribunal que él “cumplió con el entrenamiento y la capacitación de tiro” y “con la ley”, informó su abogado Fernando Soto.


 

Al término de la primera audiencia, Soto afirmó a la prensa que se trató de una breve declaración ante el Tribunal Oral de Menores (TOM) 2 en la que su cliente “sólo quiso decir eso” y anunció que el debate pasó a un cuarto intermedio hasta el próximo 21 de octubre, informa Télam.

Fernando Soto, el abogado de Luis Chocobar, el policía que hoy comenzó a ser juzgado por matar en 2017 a un ladrón en el barrio porteño La Boca, aseguró que su cliente «debe ser absuelto» porque actuó conforme a la ley y al entrenamiento que tenía y recalcó que «no tiró a matar» y que la bala homicida fue producto de un rebote.

«Chocobar es una policía de la provincia de Buenos Aires que no estaba de servicio, no estaba de uniforme y decidió intervenir por su obligación. No se hizo el tonto. Intervino para detener un asalto brutal donde estaban apuñalando al turista Frank Joseph Wolek», dijo Soto a Télam.

El letrado afirmó que Chocobar «cumplió con la ley y con el entrenamiento que se le dio para usar las armas; y la única que le dieron era la de fuego porque no le dieron Taser».

Soto subrayó que a lo largo del debate dejará probado que la intención de Chocobar nunca fue matar al delincuente Juan Pablo Kukoc, sino detenerlo, y que esa muerte fue producto de un rebote.

«Los hechos son sagrados, las interpretaciones son libres. Y los jueces juzgan hechos y no opiniones. La bala que le produjo la muerte al fallecido Kukoc no fue por un tiro apuntado a la espalda, sino por un rebote», afirmó Soto.

El defensor recordó que en su indagatoria, «Chocobar dijo: ‘yo no tiré al cuerpo, tiré al piso, yo no quería matarlo, yo quería detenerlo'», y en ese sentido explicó que «un peritaje realizado por la Comisión Nacional de Energía Atómica con un microscopio electrónico comprobó que la bala tenía partículas del piso, aplastamiento y una rayadura a lo largo que es compatible con haber rebotado en el piso».

«Está probado que la bala rebotó. No le disparó en la espalda. Vamos a probar que, al cumplir con su deber y con los reglamentos, no debe ser condenado», concluyó.

 

¿Qué opinas de esta nota?