HORROR: Un hombre COLGÓ a su perro porque MORDIÓ a su hijito de 2 años

Confesó el hecho luego de que sus vecinos lo denunciaran. “Estaba en shock”, dijo.


El hecho sucedió el martes en un domicilio de la calle 461 al 2000, en Berazategui, donde Iván, de 29 años de edad, ató con una soga del cuello a “Negro”, su propio perro, y lo dejó colgado de una parra hasta que el animal finalmente murió. Lo hizo porque había mordido a su hijo de dos años. Sus vecinos lo denunciaron judicialmente.

Los vecinos contaron que el animal no había tenido peleas ni enfrentamientos con otros perros del barrio.

La pareja del hombre lo llamó a su trabajo para darle aviso que su perro había mordido a Lisandro, su hijo de 2 años. Cuando llegó encontró a su hijo todo ensangrentado, y antes de ir al hospital, en un ataque de ira, colgó a su perro en una parra hasta matarlo.

En diálogo con el canal TN, Iván reconoció haber sido el autor de lo ocurrido: “La realidad es que yo colgué al perro, yo lo maté, lo levanté”. Y justificó: “Fue una acción en estado de shock”.

El hombre relató cómo sucedieron los hechos el pasado martes: “El perro ataca a mi nene y casi me lo mata, es así de simple. Recibo el llamado de mi señora llorando a los gritos pidiéndome que vaya porque el perro mordió a Lisandro. El nene tenía tanta sangre en la cara que no le podíamos encontrar las heridas. Tiene cinco puntos en la frente y mordidas en la cabeza. Salimos corriendo al hospital y anterior a eso me acuerdo que agarré una soga que tenía en el taller y llevé a atarlo al fondo”.

Aunque tildó de «pacífico» a su perro, se indignó ante la acción de sus vecinos: “Me sorprende que ni me preguntaron cómo está mi hijo, en vez de eso recibí acusaciones”.

“El perro estaba casi siempre en la calle”, contó esta mañana en El Trece Fernando, un vecino del acusado. Además, dijo que era “viejito”, tranquilo y que incluso tenía un cáncer terminal, por lo que solo había que acompañarlo en sus últimos días. Sin embargo, aseguró, era la gente del barrio que lo cuidaba y le daba de comer ante la falta de atención de su dueño.

“Lo ató a un metro y medio (de altura) de un árbol”, remarcó su vecino, que al igual que el resto de las personas del barrio no tiene dudas de que su única intención había sido matarlo, lo que efectivamente ocurrió. “No es normal que alguien tenga una actitud así de violenta”, remató.

Una de sus vecinas radicó una denuncia policial que recayó en la UFI Nº 5 Descentralizada de Berazategui, del Departamento Judicial Quilmes, a cargo del fiscal Carlos Riera, quien caratuló la causa como infracción a la Ley Nº 14.346, de Maltrato Animal.

Fuente: Clarín

¿Qué opinas de esta nota?