Nacieron sus TRILLIZAS y sus padres de 17 y 19 años están FELICES

Francisca, Olivia y Ema llegaron al mundo en plena pandemia de coronavirus, como un mensaje de amor y esperanza. Sus padres son protagonistas de una historia de amor como en las películas: son novios desde la primaria, y ahora se convirtieron en padres de trillizas.


Juan Ignacio Bessone y Florencia Adriana Cuello son cordobeses: viven en Colazo, una localidad del departamento Río Segundo, y ya en quinto grado se enamoraron. Juan Ignacio está terminando la secundaria, y trabaja en una fábrica de pastas. Emocionado, contó que afortunadamente su novia y sus hijitas están muy bien.

«Florencia está bien, recuperándose de la cirugía pero todo bien. Las pequeñas, me dijeron que un mes pueden estar en incubadora». Explicó. La bebas pesaron 1,800 kg la primera; 1,750 kg la segunda y la última, es la más chiquita: 1,590 kg.

Florencia, de 19 años, estudiaba administración de empresas en la Universidad Nacional de Villa María, cuando se enteró de que estaba embarazada. Y luego la noticia creció: era un embarazo múltiple.

«En abril, a poco de empezar la cuarentena, nos enteramos que eran tres», dijo el padre, que admitió que la noticia lo tomó por sorpresa. «Pensábamos que iba a ser una nena, pero cuando se hizo la ecografía y nos dijeron que eran tres, la verdad que me costó creerlo», contó.

La doctora que atendió el parto, Nazarena Galliari , explicó: «El embarazo de trillizas es de altísimo riesgo, pero la vida, Dios o quien sea, sabe a quién mandarle ese tipo de embarazos, porque Flor es una paciente súper tranquila que hizo todo lo que tenía que hacer para cuidarse». La obstetra agregó: «Te imaginás que no es poco, porque se tuvo que hacer una ecografía cada dos semanas, que es la única forma, más allá del examen físico, de controlar la evolución de las tres».

La parejita de adolescentes, que son novios desde la primaria, son ahora una familia numerosa. Hasta ahora cada uno vivía con sus padres, pero se irán a vivir juntos para atender a las trillizas y continuar esta historia de amor.

«No es que nos sobre, pero ya preparamos todo para recibirlas», dijo el joven padre, que se las ingenió para armarles las cunas sobre una cama de una plaza compartimentada en tres. Y obviamente, contarán con la ayuda de las respectivas familias. «Las abuelas están muy emocionadas», relató a Cadena3.

¿Qué opinas de esta nota?