La familia del joven al que un policía le disparó en el ojo: «Le arruinaron la vida»

El joven estaba en una juntada con sus amigos, llegó y escapó, su familia asegura que le dispararon cuando ya se había entregado.


El sábado pasado en la Villa Doncel Franco Ezequiel Guerrero, de 29, según su familia, se juntó con varios amigos a comer algo, beber y escuchar música. El problema comenzó cuando un vecino llamó al 911 para denunciar la supuesta juntada ilegal en ese lugar, jurisdicción de la seccional 13ra.

«La Policía llegó al domicilio con 8 patrullas, entre ellas 3 motos. Algunos de los chicos se entregaron fácilmente y otros por miedo a ir detenidos trataron de huir», aseguró el hermano. En ese momento, tres salieron corriendo, entre ellos Guerrero, que se subió al techo de un vecino y se ocultó detrás del tanque de agua, según la denuncia.

«Franco tenía mucho miedo porque los policías empezaron a disparar con balas de goma desde los dos lados de la casa, por calle Salvador María del Carril y por atrás por Punta de Rieles. Cuando los policías lo vieron, por el fondo de la casa le gritaban que se bajara del techo. Él con mucho miedo les pedía que por favor no le dispararan», relató el hermano.

En ese marco contó que «uno de los policías lo conoció a Franco porque fue compañero del secundario y lo llamaba por su nombre para que se bajara. Después llegó otro policía, supuestamente un refuerzo de la comisaría 30º, que disparó tres veces al aire. Franco gritó «no disparen, ahora me bajo». Y cuando se asomó para bajarse ese policía le apuntó de frente a matar y le dio en la cara. Le desfiguró el rostro».

«Le arruinaron la vida, hubo un extremado abuso de autoridad, queremos justicia», dicen los familiares, luego de que Franco perdiera su ojo producto de este disparo.

¿Qué opinas de esta nota?