Por el CORONAVIRUS aumentará un 60% la mortalidad del CÁNCER

Eso creen en la Academia Nacional de Medicina.


Imagen ilustrativa

Cuando se diagnostica a tiempo, en fase 0 o 1, el cáncer de mama es curable en un 99% de los casos. Pero esto se dificultó en los meses de cuarentena, con posibles consecuencias. “Vamos a ver una mortalidad en exceso”, adelantó Felicia Knaul, directora del Instituto para Estudio Avanzado de las Américas, en una conferencia realizada durante el Roche Press Day.

“Vamos a ver muchas más mujeres diagnosticándose en fase 4, cuando no solo es metastásico, sino también en muchos casos está abierta la herida o el tumor”, amplió luego -en diálogo con Clarín– la también presidente de la ONG Tómatelo a Pecho.

En las fases 3 o 4, los tratamientos son mucho más complicados y las tasas de sobreviviencia caen en forma drástica. Solo se curan el 27% de las mujeres, indica Knaul.

La mamografía es clave para detectar el cáncer de mama en forma temprana. Foto DPA.

La mamografía es clave para detectar el cáncer de mama en forma temprana. Foto DPA.

Esto ya está pasando en los hospitales argentinos. “Estamos viendo mayor porcentaje de (mujeres diagnosticadas en el) estadio 3, que es enfermedad localmente avanzada”, cuenta Valeria Cáceres, jefa de la Unidad Funcional de Tumores Femeninos del Instituto Ángel H. Roffo-UBA.

“Habitualmente el 30% de nuestras pacientes a nivel hospitalario son estadio 3 y hoy por hoy cerca de la mitad de las pacientes que estamos admitiendo están con estadio 3. Justamente porque no consultaron o porque se detectaron el nódulo y tardaron en realizarse los estudios”, sigue Cáceres.

Más allá del cáncer de mama, todo indica que la pandemia del coronavirus traerá graves consecuencias en el diagnóstico y tratamiento de todos los tipos de tumores.

Al respecto, la revista The Lancet describió un posible incremento de entre 7,9% y 9,6% en el número de muertes debido a cáncer de mama, a 5 años del diagnóstico. El mayor incremento se observaría en relación al cáncer colorrectal: entre el 15.3% y el 16.6% de muertes adicionales por la emergencia de la Covid-19. Otros ejemplos son el cáncer de esófago (5.8% – 6.0%) y el cáncer de pulmón (4.8% -5.3%).

El cáncer de próstata es el tercero en mortalidad en hombres argentinos. Foto DPA.

El cáncer de próstata es el tercero en mortalidad en hombres argentinos. Foto DPA.

También hay alerta por el cáncer de próstataC, que es el tercero en mortalidad en varones en Argentina (tras los de pulmón y colon-recto). Los chequeos anuales en mayores de 50 bajaron más de un 50% por la cuarentena y 1 de cada 3 pacientes interrumpió su tratamiento, advierten la Sociedad Argentina de Urología (SAU) y la Asociación Argentina de Oncología Clínica (AAOC).

En todos los casos, varios factores explican la falta de atención. El miedo al contagio y las limitaciones para movilizarse hacen que mucha gente postergue su visita al médico. A esto se suman los problemas en la organización de los servicios, abocados a la atención de la Covid-19, que trajeron un incremento en las demoras, con dificultades en el acceso y la cobertura.

La subdirectora ejecutiva del Instituto de Investigaciones Epidemiológicas de la Academia Nacional de Medicina, Zulma Ortiz, cita un estudio reciente realizado en la University College de Londres, que estimó un incremento de la mortalidad por cáncer de un 20% a un 30% debido a la emergencia de la Covid-19. “Sabiendo que en Argentina existen serias dificultades con el registro de tumores, estas estimaciones podrían duplicarse”, sostiene Ortiz.

Por miedo al contagio, muchas personas no visitaron al médico. Foto: Luciano Thieberger.

Por miedo al contagio, muchas personas no visitaron al médico. Foto: Luciano Thieberger.

Otro mecanismo para estimar el impacto es referenciar los datos publicados, antes de la pandemia, por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC / OMS). Esperaba que la incidencia total de cáncer en Argentina aumentara de 129.047 nuevos casos en 2018 a unos 190.779 nuevos casos en 2040. Es decir, un incremento del 48% en 20 años.

“Los efectos de la pandemia, cuando menos, van a acelerar estas proyecciones. Este mismo ejercicio trasladado a la mortalidad da cuenta de un aumento del 54% entre 2018 y 2040”, dice Ortiz.

Por su parte, el doctor Darío Niewiadomski, miembro de la Sociedad Argentina de Cancerología, coincide en que la mortalidad por cáncer aumentará debido a la falta de realización de estudios diagnósticos y terapéuticos.

“La cuarentena y la pandemia del COVID-19 tendrá un impacto negativo relevante en los pacientes oncológicos que no se han controlado durante este período, especialmente aquellos con enfermedad avanzada. También (impactará) en la población general que no se ha controlado con los estudios sugeridos según el sexo y edad”, sostiene.

Mientras que Eduardo Cazap, presidente de la Sociedad Latinoamericana de Oncología Médica (SLACOM), estima que en Argentina habrá un número significativo de cánceres detectados en etapas más avanzadas. A esto se agrega la disminución, aunque menor, en el número de cirugías oncológicas y de quimioterapias realizadas.

De prolongarse esta situación -continúa Cazap- al impacto sanitario y económico se le sumará, en la post-pandemia, una sobrecarga de los servicios de salud para asegurar los estudios diagnósticos y los tratamientos correspondientes. Y eso, a su vez, impactará negativamente en el control del cáncer.

Día contra el Cáncer de Mama: la lactancia materna, un factor de protección

¿Qué opinas de esta nota?