EMOTIVO: tiene 102 años y le GANÓ al COVID-19

Permaneció en su casa. No padeció complicaciones que necesitaran una internación. La cuidó una nieta, quien no contrajo el virus.


Con nuestra suscripción digital disfrutás de más de 300 artículos exclusivos por mes y navegás sin límites nuestros sitios. Tenemos newsletters premium, una comunidad exclusiva para vos, descuentos con Club La Voz y más.

Amelia Ferreyra de García, de Río Tercero, cumplió el 6 de junio 102 años y el miércoles pasado recibió el alta médica por Covid 19.

Hasta se tomó su tiempo para hacer un Tik tok con su nieta Yéssica, quien no se despegó un momento de su abuela, en los últimos 10 días en que el virus se instaló en Amelia. El resto de la familia estaba aislada.

“Fue leve, no tuvo fiebre, tuvo algo de tos, estuvo sin apetito. Le hicimos el hisopado y dio positivo”, contó a La Voz Inés García, una de las hijas de Amelia.

La mujer, de “buen comer”, como la describen sus allegados, le ganó la batalla al virus más letal del mundo. “Nos agarró una angustia cuando nos enteramos que era positivo, pero la pasó”, narró su hija con tono de agradecimiento.

A su vez, infiere que alguna receta casera de su mamá a lo largo de toda su vida pudo haber influido en su recuperación: “Mi mamá fue muy yuyera, siempre tomando té de yerba buena, de ruda, que tiene en su patio, no sé si será por eso”.

Citó que Amelia nació en la zona de Las Acequias (en el departamento de Río Cuarto), pero que hace un siglo que vive en Río Tercero.

“Está muy sorda, pero está lúcida, no le dijimos que tuvo Covid 19”, acotó.

Sus hijos, Inés, Antonia, Josefina, Emilio y Mirtha, también debieron estar aislados, por el coronavirus que sufría su madre. Las empleadas que la cuidan, que dieron positivo, también debieron aislarse.

Día activo

Como cada mañana, a las 7 se levanta, desayuna, le gusta coser y hasta hacer su propia sopa, según describió Laura, una de sus nietas.

Amelia tiene 13 nietos y 16 bisnietos. Yéssica, una de las nietas, decidió cuidar a su abuela y también a su papá Emilio, el hijo que vive con Amelia.

La familia se mostró agradecida por el cuidado que le brindó Yéssica a su abuela y se alegran que la joven finalmente dio negativo y no contrajo el virus.

Subrayaron que los síntomas de la mujer de más de un siglo de vida se limitaron a “dolor de panza, decaimiento, flema, por lo que está con nebulizaciones y no perdió el olfato en ningún momento”.

Sus seres queridos la describen como una mujer “muy activa, fuerte y creyente en Dios”.

Amelia, desde su casa en barrio Castagnino, el más populoso de la ciudad, hoy sigue con su modesta rutina, apegada a los cuidados propios de la pandemia y mimada por su familia.

¿Qué opinas de esta nota?