Mariano MACRI: «Mi HERMANO es el mayor hijo de p*** que jamás haya conocido en mi existencia»

«Yo lo veía a Mauricio como un promotor del bullying», indicó Mariano, el hermano del expresidente Macri, en su libro.


Mariano Macri es el hermano menor del ex presidente,quien se hizo conocer luego del polémico libro escrito por Santiago O’Donnell en el que cuenta anécdotas de la familia y en el que asegura que Mauricio «es el mayor hijo de puta que jamás haya conocido en mi existencia».

Respecto de la presidencia de su hermano, dijo que «como presidente, Mauricio siguió haciendo negocios y dejó huellas por todos lados». En ese sentido señaló que «en el caso de los parques eólicos, Gianfranco (el otro de los hermanos varones) hizo de testaferro de Mauricio».

«De un hermano presidente yo hubiera esperado que suprimiera los servicios de inteligencia…él quiso doblegar y habrá operado en la justicia… Por algo puso a un amigo de la calaña del Negro (Arribas), que por más afecto que le tenga es un tipo bien turbio: para continuar con las escuchas, los seguimientos, las carpetas», dijo Mariano.

«Cuando estos tipos pasan por la máxima expresión de poder y de responsabilidad y tienen la oportunidad de hacer un bien, sacan lo peor de sí mismos y terminan haciéndoles un mal a todos. Lo más probable es que necesite un poco de encierro en la cárcel para darse cuenta», disparó.

La parte más jugosa del libro son las anécdotas intrafamiliares. «Yo lo veía a Mauricio como un promotor del bullying, esa forma de desgaste, de pinchar al otro, de provocarlo, de estresarlo, de llevarlo al límite, que después también yo sufrí en muchas instancias», indicó Mariano.

Mauricio era un apostador compulsivo. Apostaba en un partido de paddle, de tenis, de golf. Llegaban a un punto de sofisticación que apostaban por pelota, por un tiro. Y jugaban mucho a las cartas. Había épocas en las que también apostaban favores

«A Gianfranco le gustaban mucho las películas de terror y siempre me obligaba a verlas: el guacho se dedicaba a asustarme (…) Era medio incontrolable. Mamá lo ataba a los radiadores. Ella y el viejo lo surtían mucho», dijo en referencia al segundo de los hijos de Franco Macri, un aliado clave de Mauricio en su histórica pelea con el padre de la familia. Mariano contó además que no lo invitaron al casamiento de la hija de Gianfranco porque se opuso a la propuesta de éste de usar agentes de seguridad para prohibirle la entrada al edificio de Socma a Franco.

Respecto de su difunta hermana Sandra, Mariano la definió como «una loca linda». «En una sociedad donde la gordura era condenada ella llevaba el estigma muy marcado de que era gorda. De chiquita era preciosa. Pero mamá ha sido muy maltratadora de mi hermana. Le decía que no quería llevarla con ella a ningún lado porque le daba vergüenza que fuera gorda», reveló.

Sandra y Mauricio se pelearon luego de que se revelara que el entonces jefe de gobierno escuchaba a su esposo, Néstor Leonardo, un parapsicólogo. Franco Macri se hizo cargo de la orden para realizar esas escuchas para descubrir una faceta de la sexualidad de Leonardo y provocar el divorcio de su hija. Lo que no pudo evitar Franco fue el enfrentamiento entre hermanos, que eran vecinos en la quinta familiar de Los Abrojos. «Juliana puso un cerco de arbustos para que no tuvieran que verse más», dijo Mariano en referencia a Awada, la ex primera dama.

Durante todo el libro Mariano hace referencia a la conocida guerra entre Franco y Mauricio pero aporta un dato revelador: «Mauricio usaba mucho de espía» a Nuria Quintela, la última mujer de su padre que lo acompañó hasta el día de su muerte.

En el libro se hace referencia al juicio por senilidad que intentaron los hijos de Franco para sacarle sus bienes. «Lo de la demencia fue un invento de mis hermanos», dijo Mariano en referencia a Mauricio y Gianfranco. «Ellos venían instalando esa idea desde hacía rato. Mauricio es el jodido, el Maquiavelo. El tipo está siempre con la última tecnología del mal. Nunca prosperó, no fue un camino que siguieron, pero a papá lo destruyó, porque se quedó patinando en esa zozobra durante años. La depresión le generó una pseudodemencia senil», indicó.

«Mauricio siempre ha sido un artista en no poner un mango nunca en nada, ni siquiera en un restorán, ni para un café ni un pasaje ni una vacación»

Mariano denuncia el vaciamiento de las sociedades Socma y Sideco, las principales empresas del Grupo Macri, y que intentaron «comprar» su salida del grupo con un campo en Salta. El enviado para convencerlo fue José Torello, el ex jefe de asesores de la Casa Rosada que era compañero de Macri en el Newman.

El vaciamiento de Socma, según el entrevistado, estaría relacionado a una maniobra para no tener que pagar las deudas con el Banco de Desarrollo de Brasil (Bndes), que según Mariano ascienden a 1000 millones de dólares.

Respecto de Nicolás «Nicky» Caputo, el «hermano del alma» del ex presidente, Mariano dijo que «a lo largo de los años, Nicky pasó a ser un testaferro muy fuerte de Mauricio» y reveló que Franco desconfiaba de Nicky: «Siempre tuvo una muy mala opinión de él, desde el principio. Se lo fumó, pero cuando tuvo para poner guita a gran escala en los alimentos, agarró el management de Bunge y Born, se llevó a ese equipo ahí y lo desplazó».

Otro dato interesante que reveló Mariano fue que Néstor Kirchner se reunió con Mauricio en 2003 y le ofreció apoyarlo en las elecciones a jefe de gobierno porteño que luego perdería contra Aníbal Ibarra. «Mauricio y Néstor se reunieron y Kirchner le dijo: ‘Si querés ganar yo te apoyo, pero tenés que alinearte’. Mauricio le contestó: ‘No, yo me debo a lo que el pueblo elija’. El tipo no tardó prácticamente ni tres meses y pum, confiscó el Correo», dijo el entrevistado.

Fuente: LPO

¿Qué opinas de esta nota?