Conmoción por el ASESINATO de un sacerdote en un intento de robo

El sacerdote Jorge Vaudagna de Vicuña Mackenna recibió tres balazos cuando estaba ingresando a la iglesia. Vecinos se unieron y marcharon pidiendo justicia.


El cura párroco de la población cordobesa de Vicuña Mackenna, en el sur provincial, Jorge Vaudagna, fue asesinado de tres balazos por dos delincuentes que lo interceptaron con aparentes fines de robo cuando ingresó a la iglesia, y por el hecho fueron detenidos dos sospechosos, uno de ellos menor de edad, informó este miércoles el Ministerio Público Fiscal (MPF).

En tanto, los vecinos de esa localidad ubicada a 300 kilómetros de la capital provincial se movilizaron y reclamaron frente a la comisaría local el «esclarecimiento y justicia».

El episodio ocurrió alrededor de las 21 de anoche en el ingreso a la parroquia situada frente a la plaza Sarmiento, en el centro de Vicuña Mackenna, donde Vaudagna (58) fue interceptado por los asaltantes y ultimado.

El fiscal de Río Cuarto que actúa en la causa , Daniel Miralles, manifestó a la prensa local que, en el marco de la causa, se secuestró una pistola calibre .22 y vainas servidas de ese calibre.

Asimismo detalló que como sospechoso del crimen fue detenido anoche un joven de 23 años, mientras que este mediodía se encontró a su presunto cómplice, un menor de edad.

Ambos detenidos están acusados por el momento de los delitos de «homicidio calificado por el uso de arma de fuego».

El fiscal Miralles encabezó hoy el allanamiento de la vivienda donde se encontraba el menor sospechoso, a quien luego de identificarlo, lo ficharon y quedó a disposición del juzgado de menores de Río Cuarto.

El funcionario dijo que se está trabajando en la recepción de material probatorio y que se esperan los resultados de la autopsia y de las imágenes de las cámaras de seguridad de los alrededores de la iglesia.

El párroco, nacido en la localidad de Sampacho, se desempeñaba desde hace diez años en la iglesia San José de Vicuña Mackenna, en el departamento Río Cuarto.

La comunidad mackenense se autoconvocó este mediodía en esa población, de unos 20.000 habitantes, para movilizarse en reclamo por el “esclarecimiento y justicia” por el hecho.

Los habitantes se desplazaron por la zona céntrica, pasaron por la iglesia para culminar el recorrido en la comisaría, para exigirle al jefe de la Policía Departamental, comisario mayor, Walter Huerta, por mayor seguridad en la población.

«Unidos por el dolor y la impotencia, como sociedad perpleja que no encuentra respuesta, se une para pedir justicia y seguridad para Vicuña Mackenna», fue la consigna de la población.

¿Qué opinas de esta nota?