Una familia con 7 HIJOS vivían en un MICRO, pero gracias a los VECINOS hoy tienen su CASA PROPIA

Los vecinos se solidarizaron con la familia de Gimena y realizaron rifas para ayudarla. El accionar es valorado en las plataformas y por la mamá.


Gimena de 33 años se trasladó a Lomas de Zamora con sus 6 hijos y su actual pareja David, donde consiguieron una nueva casa gracias a los vecinos que vendieron rifas para recaudar fondos. La historia de la joven conmueve al barrio.

Su ex, padre de los primeros cinco hijos era violento y a pesar de haberse separado, la perseguía. Cuando llegó a Lomas de Zamora, luego de irse de Guernica, Buenos Aires, transitaba un embarazo de seis meses. Fue en marzo de 2020 cuando el presidente decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Según cuenta Infobae, Gimena dijo: «Como no teníamos dónde quedarnos, un vecino nos ofreció un colectivo». El colectivo es un micro escolar abandonado en villa La Chatarra del barrio Parque Barón de Lomas de Zamora, donde la mujer vivió con sus hijos durante cinco meses y donde, también, casi da a luz.

A los 18, cuenta, quedó embarazada de su primer hijo. Durante la gestación, cuenta que llegaron los golpes. «Nunca unas disculpas», agrega, acerca de la relación violenta en la que estuvo sumida durante una década.

Finalmente, en 2015, decidió separarse de su ex. Un año más tarde conoció a David y se enamoró. Todo iba bien hasta que su pareja anterior se enteró y comenzó a hostigarla ferozmente. La perseguía y amenazaba con matarla a ella y a toda su familia.

Es por eso que Gimena decidió dejar su casa con techos de chapa en Guernica. Cuando llegó a Lomas de Zamora, como no tenía dónde parar, terminó en un micro. Los primeros días allí, recuerda, fueron complicados. «Para los nenes fue muy duro. No estaban preparados para vivir en esa situación. Durante el día cargábamos el celular en la casa de la tía de David y eso nos servía para que a la noche miraran dibujos animados o películas», cuenta al medio.

Una semana después del nacimiento del bebé donde rompió bolsa dentro del micro, alertados por una publicación en Facebook de una vecina, un grupo de lomenses se puso en campaña para ayudar a la mujer y su familia. «Empezaron a vender rifas para que pudiéramos comprar materiales para construir una casa prefabricada. Yo no sabía nada. Me enteré cuando me dijeron que tenía que ir a firmar la escritura», cuenta Gimena.

Por el momento, Gimena y su pareja David no tienen trabajo. Ella cocina bien, así que se dedica a preparar pastafrolas que vende por el barrio. Con eso, dice, pueden costear los gastos del almacén.

Antes de despedirse, la mujer de 33 años cuenta que, si bien se cruzó con muchas personas bondadosas; hubo quienes la criticaron y hasta la increparon por la cantidad de hijos que tiene. «Yo estoy muy orgullosa de quién soy. Levanto la cabeza porque tengo siete hijos y porque si estoy mal, ellos también están mal. No le deseo a nadie que pase por lo que yo tuve que pasar. Y, si eso les sucede, no den el brazo a torcer. Hay gente buena que te puede ayudar», concluye.

¿Qué opinas de esta nota?