De San Juan se fueron a vivir a España y vivió un CALVARIO: «No tenés donde caerte muerta»

Los hechos de violencia de género son infinitos y cada vez aumentan las denuncias. En este caso, una sanjuanina que reside en España se animó y contó la odisea que vivió. Lo hizo en su cuenta de Facebook, donde incluyó videos e imágenes que prueban el maltrato.


«Me llevó mucho tiempo tomar esta decisión y de hecho me sigue costando» comenzó posteando Luz Vigil. La joven se fue a vivir a España junto a su pareja y allí vivió un calvario de 8 meses del cual ahora se animó a escapar y denunciar. En su cuenta de Facebook, relató lo sucedido e incluyó videos e imágenes como prueba de lo cometido por el agresor, «las imágenes hablan por sí solas», resaltó.

«Hoy lo hago por vos, por nosotras», afirmó y procedió a contar el «infierno» que le hizo pasar su pareja. Según consignó en su posteo, todo comenzó con escenas de celos absurdos por parte del presunto agresor, continuó con manipulación y luego desencadenó en fuertes insultos y golpes. Un día se excedió y ella lo denunció, por esa razón «él estuvo preso y lo tuvieron hasta que medicar en el calabozo de lo inestable que estaba», contó Luz.

Posteriormente, ella cayó en su manipulación y le dio otra oportunidad luego de que este asegurara que estaba «arrepentido». Sin embargo, según la víctima, la actitud violenta continuó. «Poco a poco volvió a ser el mismo e incluso peor. Ya era natural que me dejara marcada de alguna manera. Ya eran cotidianos los insultos, las humillaciones y los menosprecios», relató.

Certificado que muestra las lesiones que le provocó su pareja en el cuerpo.

Además de las agreciones físicas, Luz recibió mucho daño psicológico y amenazas. En su publicación citó palabras o frases dichas por el agresor, como:  «puta», «me das asco», «mirate lo gorda que estás», «te juro que te voy a matar hija de puta», «no sos nadie», «sos una negra de mierda», «no tenés dónde caerte muerta». Esto le afectó e incluso bajó más de 15kg.

«Sentía que no valía nada, no podía dar ni una opinión sobre nada porque me decía que era una estupidez. Estaba anulada, consumida, aislada. No era nadie».

La odisea que vivió durante 8 meses -conviviendo con una persona que constantemente la agredía- pudo contarla y Luz recibió apoyo de parte de todas las personas que la rodean. Ahora, todo quedará en la justicia.
«Hoy por suerte puedo redactar y hacer pública mi historia, hoy por suerte pude salir a tiempo y contarlo, pero podría no haberlo hecho. Simplemente quiero hacer ver la clase de «persona» que es, para que nunca más ninguna pase por esto. Y si llega a pasar, por lo menos que no sea porque yo no hablé», concluyó.

 

¿Qué opinas de esta nota?