Cayó un meteorito en su casa, lo vendió y dice que lo estafaron por una cifra millonaria

Después de la transacción, se enteró de que podría haber recibido un monto 100 veces mayor.


La noticia fue furor en todo el mundo: Joshua Hutagalung, de 34 años, tenía una vida muy humilde en el norte de Sumatra, en Indonesia, hasta que repentinamente cayó un meteorito en su casa. La piedra, que tenía el tamaño de una pelota de futbol, fue adquirida por un experto estadounidense y muchos reportaron que el hombre de origen asiático se había convertido en un “multimillonario instantáneo” debido a que el objeto extraterrestre tendría un valor de US$2.000.000, pero la realidad fue completamente diferente.

En una entrevista con el diario The Jakarta Post, Joshua aseguró que se sintió “estafado” por haber vendido el meteorito a un valor tan bajo luego de leer el centenar de informes sobre su rareza. El descubrimiento lo compró el investigador Jared Collins por una suma total de 200.000.000 de rupias, es decir, US$14.000.

“He gastado las 200 millones de rupias que obtuve vendiendo el meteorito a Collins para ayudar a mi familia y huérfanos, construir una iglesia y reparar las tumbas de mis padres”, aseguró a ese medio.

Collins voló desde su residencia en Bali para visitar a Joshua. El experto en meteoritos le dijo al hombre que se enteró del descubrimiento a través de los medios y que realmente lo quería.

“Me ofreció 200 millones de rupias por el meteorito y se los rechacé. Pero luego, agregó 14.000.000 para reparar el techo que había sido dañado en el impacto. Después de considerarlo, estuve de acuerdo con la oferta de Jared”, detalló.

Pero la verdad es que Collins no adquirió la piedra espacial de 1,8 kilos para él, sino que la revendió a otro hombre llamado Jay Piatek, “un médico y coleccionista de meteoritos de la ciudad de Indianápolis”, según el Instituto Lunar y Planetario de Texas, Estados Unidos. Según los especialistas, se estima que el meteorito tiene 4500 millones de años y está clasificado como condrita carbonácea CM1/2, una variedad extremadamente rara.

Ante semejante acusación, salió a hablar el representante legal de Jared, Shanty Soekowati, que manifestó su desagrado. “La transacción entre el señor Joshua y mi cliente es completamente confidencial, y el dinero que recibió no es aquel que se dice, sino mayor. No se sabe aún el valor total de la piedra y se realizarán las investigaciones correspondientes para que en cualquier caso, el señor Collins pueda defenderse”.

Por otro lado, el fabricante de ataúdes, que es padre de dos niños, remarcó que no vendió la totalidad del objeto espacial, sino que “lo dividió entre familiares para que lo tengan de obsequio” y que de todas maneras, “no estarán para la venta”.

¿Qué opinas de esta nota?