Sanjuaninos viajaron a Buenos Aires para que operaran a su BEBA, pero la suspendieron: «Estamos a la deriva»

Florencia y Francisco viajaron a Buenos Aires para que su beba, de solo un mes de vida, sea operada de su corazón. Sin embargo, hace casi un mes les resprograman la intervención y ya no cuentan con dinero. Florencia se debe quedar en el hospital y Francisco en la casa de una familia que conocieron en el hospital. Piden ayuda.


«Estamos a la deriva», eso relató Florencia Torres, mamá de la pequeña «Cata» que tiene solo un mes de vida y necesita una operación de corazón. La pequeña sufre una cardiopatía congénita, provocada por una fístula de la arteria coronaria.

Según indicó Florencia, su hija «necesita una operación de esa fístula, donde deben cortarla y poner un clip. Si no se puede hacer eso, al ser tan chico el espacio entre la arteria pulmonar y la aorta, tienen que hacer una operación más compleja». En ese caso, según explicó, deberán pararle el corazón, conectarla a una máquina que haga el trabajo del mismo y entrar por la arteria pulmonar para poder tapar la fístula.

En búsqueda de esta intervención quirurgica, viajaron en avión sanitario hasta Buenos Aires el 5 de noviembre, allá quedó internada en el Hospital Gutierrez. Previamente, en San Juan realizaron todos los tramites correspondientes para obtener alguna ayuda económica y afrontar todo el proceso. «Nos iban a aportar plata para lo que nosotros necesitaramos. Pero ya van 20 días y no tenemos información de nada», comentó Florencia.

En ese sentido, llegaron a «la gran ciudad» con 30 mil pesos propios que fueron destinados a hospedaje y alimentos. Sin embargo, tras 20 días, se quedaron sin dinero y ahora están a la deriva. Si bien desde la Casa de San Juan les aportaron 10 mil pesos, no les alcanzó para afrontar la situación y además deben devolverlo.

El contexto que viven es bastante duro. Florencia debe quedarse a dormir en el hospital donde se encuentra internada su beba. Mientras que Francisco recibe ayuda de una familia bondadosa que conocieron en el hospital y se solidarizó con ellos.

«La estamos pasando mal. No tenemos plata, con mi marido comemos algo en el comedor del hospital cuando sobra y nos turnamos»,

Florencia Torres, mamá de Catalina.

Catalina debía ser operada el 19 de noviembre, pero el personal del nosocomio porteño le reprogramó la fecha debido a que habían casos más urgentes. Esta situación la entendieron sus papás, teniendo en cuenta que además el servicio está colapsado. Sin embargo, no quieren esperar a que su beba esté más grave.

«El 19 de noviembre teniamos fecha para la operarla. Era titular, pero hubo una urgencia, la pasaron para hoy (24/11) y hoy tuvieron otra urgencia y así nos van pasando. Es entendible su situación, sus urgencias, todo, pero nadie nos entiende a nosotros. Acá estamos solos, sin plata y sin respuesta de parte de las autoridades de San Juan para brindarnos ayuda con el dinero que necesitamos. Estamos a la deriva», mencionó Florencia.

 

Catalina no debe esperar más de dos meses para su cirugía, sino su situación podría complicarse. Sin embargo, el 9 de diciembre se cumple ese lapso.

Actualmente, Catalina está estable aunque se le sube la presión y presenta algunos síntomas de la enfermedad. Su mamá no quiere esperar a que se agrave su situación «es una operación compleja», afirmó y si se agrava sería bastante riesgosa. «Entendemos las urgencias pero no el manejo de las listas de espera». Fueron 3 veces las que les reprogramaron la intevención y los días pasan.

En las últimas horas les informaron que la beba podría ser operada este miércoles 25, sin embargo todo puede cambiar a último momento como vino pasando en las demás ocasiones. Además, la familia debe transitar algunos días posteriores a la operación en Buenos Aires, para que la pequeña tenga una observación adecuada.

La odisea que viven, debido a falta de dinero, cada día se les hace más difícil. Desde San Juan, los abuelos de la pequeña -maternos y paternos- realizan constantes averiguaciones por la situación del trámite que realizaron en Desarrollo Humano. A lo que solo les respondieron que iban a tratar de «enviarles un adelanto» de lo prometido, el cual aún no llega a destino.

En las redes iniciaron una campaña para recaudar algo de fondos y ayudar a la familia a pasar algunos los días durante la internación de Catalina. La cuenta de su papá, Francisco González, fue puesta a disposición para quienes quieran cooperar con la familia sanjuanina.

Para colaborar, pueden comunicarse al 2645887901 y su CBU se encuentra en la imagen siguiente.

 

 

¿Qué opinas de esta nota?