Para el padre Pepe quien “quien justifica el aborto, justifica la pena de muerte”

El reconocido cura «villero» cuestionó el proyecto de ley que impulsa el Poder Ejécutivo. 


El padre Pepe Di Paola, uno de los denominados curas villeros que mantiene contactos directos con el papa Francisco, expresó este martes un duro discurso contra el presidente Alberto Fernández por impulsar el proyecto para la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE).

Di Paola realizó esas declaraciones al participar en las deliberaciones en comisiones de la Cámara de Diputados, con las que este martes se le dio inicio formal al tratamiento de la iniciativa que giró el Poder Ejecutivo.

Y comenzó refiriéndose al contexto de la pandemia del coronavirus. «Como curas villeros estamos todavía trabajando duro en este tiempo de pandemia siguiendo las indicaciones que el Presidente siempre, asesorado por científicos, ha recomendado. A pesar del trabajo que venimos realizando, muchos vemos con tristeza que el número de muertos haya llegado a los casi 40.000», lamentó.

Luego, se quejó al señalar que en ese contexto el Gobierno nacional decidió enviar al Congreso de la Nación su propuesta para crear la ley de IVE. «En medio de esta dolorosa situación, con sorpresa y cierta indignación, vemos también el apuro del Poder Ejecutivo por sancionar rápidamente la ley del aborto», cuestionó.

Además, vinculó las gestiones oficiales con las negociaciones que se iniciaron con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para reestructurar la deuda de alrededor de 44.000 millones de dólares.

«En el momento en el que arriba la misión negociadora del FMI, en forma apresurada y contradiciendo manifestaciones anteriores, se anuncia uno de los principios que impulsa fuertemente el sistema de la usura internacional, la legalización del aborto. En fin, la misma historia que vivimos hace dos años atrás», remarcó.

Seguido, Di Paola reveló que mantuvo varias comunicaciones con el papa Francisco de cara al debate que se inició en el país para legalizar la interrupción del embarazo.

«El Papa me decía que la deformación en la comprensión del aborto nace, principalmente, en considerarlo un tema religioso porque considera que es un problema humano previo a cualquier opción religiosa. El tema del aborto debe ser tratado científicamente. Francisco me recalca esto porque sostiene que muchos creen que el ‘no’ al aborto es una postura opinativa y no científica», detalló.

Incluso habló de los «países capitalistas que han aprobado el aborto» y que «han depurado con un pensamiento cuasi nazi al 90% de los niños por nacer con Sindrome de Down».

Seguido, indagó: «El Presidente dice que ha enviado el proyecto al Congreso porque había hecho una promesa y la quiere cumplir, sería interesante que nos dijera ante quién se comprometieron, ante quién le prometió». »

El cura villero consideró que ese compromiso del Presidente «seguramente» no es con «el pueblo de la villa» y «tampoco» con los de las «provincias del interior.

«Vemos la hipocresía de una sociedad que le niega al pobre la posibilidad de adopción por no tener un título de propiedad. Parte de esta hipocresía es plantear que el aborto es una necesidad de los pobres, dicen hacerlo por ellos. Creo que sería suficiente para cualquier funcionario hacer fila en un centro de salud o atenderse en los hospitales provinciales y nacionales para darse cuenta de qué es lo que necesitan verdaderamente los pobres y especialmente las mujeres pobres», agregó.

Incluso, Di Paola llegó a comprar la situación con las violaciones de los derechos humanos que se perpetraron durante la última dictadura militar en el país.

«Después del ‘Nunca Más’ muchos se preguntaban cómo se pudo haber llegado a tal grado de deshumanización. La respuesta es que se llega cuando se decide justificar la eliminación de la vida o la violación de la integridad física o moral por una razón superior», opinó.

Agregó que «es en este punto donde las justificaciones y las indignaciones se tornan hipócritas en los que deciden» porque, remarcó, que «al haber vida, estamos ante una fragante violación de los derechos humanos».

«Nos suena en nuestro interior la voz de nuestro guía en derechos humanos Adolfo Pérez Esquivel, quien en 1982, ante una pregunta del padre Javier Gafo, dijo: ‘Quien justifica el aborto justifica la pena de muerte y yo estoy en contra de la pena de muerte y contra el aborto».

El referente religioso advirtió: «¿Después de este cuál es el próximo paso? ¿La eliminación de los ancianos disfrazados con el eufemismo de la muerte digna consumando la exclusión de los más débiles?»

«Ser progresista significa defender la vida y nada más», sentenció.

Por último, Di Paola le pidió a los diputados que «no se coloquen en el lugar de Dios» y que «dejen que la ciencia hable seriamente». «Gobiernen para los pobres y no para las elites capitalistas ilustradas. Hagamos entre todos un país donde se ame la vida, donde podamos sentirnos cómodos y que alguna vez el papa Francisco pueda llegar a visitarnos», apeló.

Fuente: Clarín

¿Qué opinas de esta nota?