MILAGRO: Con 4 añitos SOBREVIVIÓ al Covid-19 y VENCIÓ al cáncer

Archie tiene un hermano gemelo que lo acompaña y le da fuerzas para luchar.


Archie Wilks es un niño de cuatro años, de Essex, Inglaterra que ha logrado vencer al coronavirus mientras lucha contra un cáncer muy extraño. En enero de 2019 le diagnosticaron un neuroblastoma, un tipo de cáncer del sistema nervioso muy poco frecuente, que afecta a bebés y niños de corta edad.

Al comenzar la pandemia, y viendo que a Archie podría ser más vulnerable si llegara a enfermarse, los padres tomaron una decisión para proteger al pequeño de un posible contagio. Sacaron al hermano gemelo de Archie del colegio y decidieron aislarse en su casa con asistencia médica a domicilio, y acudiendo al hospital solo cuando fuera imprescindible.

Pero a pesar de todos los recaudos, Archie cayó enfermo y se convirtió en el primer paciente con cáncer infantil que dio positivo en Covid-19 en el Hospital de Addenbroke, en Cambridge, y posiblemente también en el Reino Unido.

Al acudir al hospital para su ronda de quimioterapia el segundo día, presentó fiebre, por lo que fue tratado como sospechoso de Covid y fue trasladado a la sala para pacientes con coronavirus. 48 hs después la prueba confirmó el positivo.

Su padre ha declarado al diario británico Mirror que fue «aterrador» conocer la noticia, ya que no sabían cómo podría afectar el virus a un niño con cáncer.

El niño permaneció ingresado en el hospital con su padre durante seis días, hasta que pudieron irse a casa para continuar su aislamiento con todos los recaudos necesarios.

Durante unos días fue necesario darle oxígeno por las noches, pero definitivamente pueden decir que ya ha vencido al coronavirus.

«Es tranquilizador para otros padres ver que un niño vulnerable como Archie se ha enfrentado bien al virus hasta ahora, pero obviamente no queremos que nadie piense que es una buena idea no preocuparse de que sus hijos lo contraigan», declaró el padre.

Archie sigue luchando por su vida

Pero su batalla no ha terminado, ya que aún sigue luchando contra un cáncer muy agresivo. Tiene dos tumores alrededor de su riñón y columna y la enfermedad se ha extendido a otras áreas, incluidos los huesos y la médula ósea.

Tendrá que someterse a cirugía, radioterapia, quimioterapia intensiva e inmunoterapia. Un tratamiento que, si todo va bien, durará 18 meses y para el que se necesita una gran cantidad de dinero.

Según ha comentado el padre, el 50 por ciento de los niños tratados con éxito por neuroblastoma recaerán. Y de los que recaen, el 90 por ciento no sobrevive.

La familia ha puesto en marcha una recaudación de fondos para poder realizar un tratamiento en Estados Unidos no está disponible en su país que consiste en una vacunación para evitar la recaída una vez acabado el tratamiento.

Mientras tanto, sigue confinado en casa junto a sus padres y su hermano gemelo Henry, compañero de juegos y lecturas.

¿Qué opinas de esta nota?