La ODISEA del MÉDICO que denunció al Gobierno de Formosa: «temo por mi vida»

El doctor, Héctor López Cano, acusó al gobierno de Gildo Insfrán de abuso y hostigamiento. Ahora, teme por su vida.


El médico formoseño, Héctor López Cano, acusó de abuso y hostigamiento al gobierno de Gildo Insfrán. Ante esto, su casa fue allanada por parte de 20 policías que buscaban una toalla y un control remoto que habrían desaparecido del Hotel Turismo, donde el profesional cumplió su aislamiento obligatorio. En medio de este contexto, dialogó con colegas de La Nación y reveló: «temo por mi vida».

El médico trabaja en el área de urgencias y de terapia intensiva del Hospital Central de la Ciudad de Formosa. Según consignó, el hostigamiento por parte del Gobierno inició cuando, después de meses de no ver a su familia -que vive en Corrientes, pidió tomarse unos días para volver a su hogar.

Luego, relató que le pidieron hasta tres hisopados, los cuales dieron negativo. Entonces, lo obligaron a cumplir con el asilamiento obligatorio, pero él pidió ir a un hotel.

Además, contó que teme por su vida y que nunca confió en la visita a Formosa del secretario de la cartera de Justicia y Derechos Humanos, Horacio Pietragalla Corti, para corroborar las denuncias de Amnistía Internacional y parte de la oposición y particulares sobre las condiciones inhumanas en los centros de aislamiento.

«Él [Pietragalla Corti] vino a avalar todo lo que hace el gobierno [de Formosa], por eso él no se entrevistó conmigo siendo que yo ya hacía protestas», explicó.

«Centros de reclusión»

«Son centros de reclusión», dijo el médico sobre los edificios de aislamiento, y explicó: «no son aislamiento, allí mezclan personas de diferentes edades, adultos con niños, comunidades aborígenes, con o sin hisopados positivos. Parecía un campo de concentración de Camboya cuando existía la República de Camboya. Tenían mamparas y es imposible el aislamiento».

Finalmente, como se cuidó desde el inicio de la pandemia y nuca tuvo la enfermedad, pidió ir a un hotel pero estuvo en dos, pues el primero era «una habitación que parecía un calabozo, no tenía ventilación, la ventana tenía una chapa», dijo.

«Pedí entonces que me cambien de hotel, y como no lo hacía hice una huelga de hambre. Eso enojó aún más al poder. Pero me pasaron a otro, en el que estuve cinco días», dijo. En ese segundo hotel, al irse, quiso pagar pero le dijeron que el gobierno local cubría los gastos.

Antes de retirarse, le pidió al personal del lugar que podían subir a ver que todo estuviese en orden. «Pero me dijeron que no tenían ambos de protección ni nada. Yo les dije, a modo de chiste, que entonces tenían que cerrar el lugar porque así no podían admitir gente», contó.

Hostigamiento policial

López Cano contó que en ese segundo hotel sufrió «hostigamiento policial» y explicó: «Al pasar de un hotel a otro pasé con recomendaciones».

Luego de eso, las autoridades le siguieron exigiendo que haga una cuarentena, por lo que pidió terminarla en su casa de la ciudad de Formosa, donde vive solo. Fue entonces que el jueves pasado a la noche lo llevaron a su domicilio y el domingo por la mañana sufrió el allanamiento de 20 policías. «No tenían barbijos ni guantes. Los recibí muy alegremente porque pensé que me iban a controlar y uno me contesta ‘no señor le vengo a allanar la casa, tengo la orden de allanamiento o sino tenemos que romper el candado’. Les dije que busquen lo que querían porque yo no tenía nada ajeno».

Otra de las irregularidades que notó es que no tenían una copia con la orden de allanamiento y no lo dejaron llamar a su abogado. «Me leyeron una orden de allanamiento y me dijeron que no me dejaban una copia porque la tenía que solicitar al juzgado y es un procedimiento anti-jurídico, en cualquier orden de allanamiento dejan una copia».

No obstante, dejó claro en la orden lo ocurrido: «Accedí a firmarla pero antes puse ´no me entregaron copia de la orden y no me dejaron llamar a mi abogado´. Eso enojó al policía».

Los policías terminaron llevándose una toalla que según el médico es de él e incluso la señora que lo ayuda con la limpieza sabe que es de él.

Ante la pregunta de cuál es su situación judicial, el médico contestó que le «abrieron una causa judicial por hurto» y aseguró: «Es una forma que tiene el poder de disciplinar a los que critican más allá del partido político que tenga».

Sobre la visita del secretario de Derechos Humanos

El médico también habló sobre la visita a Formosa del secretario de la cartera de Justicia y Derechos Humanos, Pietragalla Corti, luego de las denuncias de Amnistía Internacional y parte de la oposición y particulares sobre la manera de accionar del gobierno de Insfrán en medio de la pandemia de coronavirus.

«No tenía ya ninguna esperanza en el secretario de Derechos Humanos. Yo tenía una imagen en mi perfil de WhatsApp que recordaba la acción del padre [de Pietragalla Corti, quien fue montonero] contra los soldaditos del Regimiento 29, chicos de 18 años, cuando entraron a asesinarlos el 5 de octubre de 1975», comentó.

«Él vino a avalar todo lo que hace el gobierno [de Formosa], por eso él no se entrevistó conmigo siendo que yo ya hacía protestas», explicó.

Fue entonces que dijo que pensó en abandonar la provincia, en la que nació, se crío y trabajó entre 13 y 14 años en el Hospital Central local. «Entre la primera y segunda semana que insistía en el cambio de hotel, le mandé un mensaje al director [del Hospital] que quería dejar la provincia, y ahí me cambiaron de hotel», explicó.

«Ahora mi familia es la que me pide que abandone la provincia. Yo creo que mi vida está en peligro permanentemente. Tienen [desde el gobierno] todos los servicios a su favor y un médico que fue oposición, fue encontrado suicidado en su oficina», argumentó.

«Mi vida corre peligro y mi familia está desesperada y me dice que abandone la provincia», cerró.

NA

¿Qué opinas de esta nota?