BEBÉ GUERRERO: Superó al COVID y a una SEPSIS pesando solo 765 gramos

El pequeño Archie además venció una infección por E. coli luego de nacer con 25 semanas


Sheree Murray, la mamá de Archie, solo tenía 25 semanas de gestación cuando tuvo que darlo a luz. El pequeño solo pesaba unos 765 gramos y fue un nacimiento marcado por la lucha y la superación, incluso contra el coronavirus.

A las cinco semanas de edad, Archie tuvo una infección por E. coli que le provocó sepsis. Una noticia que le sumó una enorme dificultad al bebé y puso en alerta máxima a los padres oriundo de Reino Unido.

Pero pensar que solamente debía luchar contra esa infección no era para este pequeño luchador, ya que una semana después le comunicaron a sus padres que había dado positivo por Covid-19.

Además de los cuidados médicos con los que ya contaba, Archie tuvo que permanecer aislado durante 10 días. «Pareció una eternidad», coincidieron los padres y difunde BBC News.

Cuando nació Archie no podía respirar. Su madre Sheree contó que tanto ella como su padre, Robert Edwards, de 21 años, estuvieron «muy asustados» porque los médicos «trabajaron con el bebé durante 40 minutos».

La tristeza de los padres fue enorme, dado que no pudieron tocarlo durante cuatro días. Pero, claro, al cabo de ellos la madre pudo tomar su mano por primera vez: «Fue el momento más mágico en el que había estado», afirma.

Robert, de Colne en Lancashire, desde entonces pasó todos los días en el Hospital General de Burnley, donde las enfermeras neonatales resultaron un pilar invaluable en la recuperación de este bebé.

Sheree reveló que se encontraba «devastada» cuando Archie fue diagnosticado con coronavirus.

«El virus asesino se estaba apoderando de las personas más sanas y mi bebé estaba tan mal», sostuvo la madre. Y agregó: «Me aterrorizó absolutamente».

Pero este luchador también superó este maldito virus que se convirtió en una pandemia. Y entonces la señora Murray volvió a abrazar a su adorado Archie después de sus 10 días de aislamiento.

«Se sintió como si finalmente pudiera respirar. Me sentí como si estuviera en las nubes», dijo sobre el momento junto a su hijo, que en la actualidad pesa 1,36 kilos y está «mejor que nunca».

Debido a los protocolos implementados por la pandemia, sus padres solo pueden visitarlo en el hospital por separado.

Para aquellos que están atentos a los nombres de los bebés, este se llama Archie Terry Marcel Edwards. Y explican las razón: Terry en honor a su difunto abuelo y Marcel porque significa «pequeño guerrero».

Sheree reveló que la familia y los amigos les dieron el apoyo necesario para salir adelante esos días negativos, en los que cuesta y mucho ver algún aspecto positivo.

Pero hoy todo tiene otro color en esta joven pareja. «Siento que podría estallar de felicidad. Estoy tan orgullosa de él», dice la madre que no ve la hora de por fin llevar a la casa al pequeño guerrero.

Fuente: Clarín

¿Qué opinas de esta nota?