Historia de AMOR: el día en que la «Brujita» Verón ADOPTÓ a un dogo ABANDONADO y maltratado

Según relató Verón, el perro fue hallado por vecinos de Merlo en mal estado y él decidió adoptarlo. «El dogo parecía un caniche», comentó el ídolo de Estudiantes de La Plata. 


La brujita Verón adopto un perro que abandonaron en un descampado de Merlo: «Cuando se conocieron, el dogo parecía un caniche», cuenta la rescatista que se lo llevó.

Cuando los vecinos de Merlo lo encontraron, sacaron una conclusión que era bastante clara: a «Ramón», un  hermoso dogo argentino, lo dejaron atado a un árbol en un lugar lo suficientemente despoblado como para que agonizara hasta morir. Estaba lastimado, con signos de haber sido golpeado. Así de cruel. Pero el final de la historia de maltrato animal daría un giro gracias a la movida que se inició para recuperar al perro. Y con un desenlace inesperado.

Cuando Sebastián “La Brujita” Verón se enteró de la campaña solidaria que inició la gente en las redes junto a uno ONG proteccionista, decidió adoptar a la mascota y recibirla en su casa. Fue él quien lo bautizó con un nuevo nombre, con el que seguramente Ramón iniciará una nueva vida, ben distinta a la que tenía.

Cuando lo hallaron, en el barrio Parque San Martín, el dogo actuaba de forma agresiva, ya que había pasado -según calculan- al menos cuatro días sin comer. Ante esa situación, los vecinos buscaron ayuda. Y fue Mariela Argüello, una policía y proteccionista de Merlo, quien envió el alerta. El mensaje llegó al refugio porteño “Zaguates» y su fundadora, Macarena Medina, si bien no sabía el motivo por el cual habían dejado al perro en un descampado y tal vez tenía un dueño, entendió que dejarlo ahí no era una opción. Así que se puso en marcha.

A «Ramón» lo encontraron atado y con bozal en un descampado del barrio «Parque San Martin» del partido de Merlo.

Enseguida inició una campaña para ayudar al dogo argentino, pidiéndole a los seguidores de @zaguatesrefugio moverse para encontrar a alguien que pudiera hacer el traslado. Un voluntario lo fue a buscar a ramón y para subirlo a la camioneta lo tuvieron que sedar, ya que desarrollaba conductas agresivas de tanto maltrato que había recibido.

Fue poco después de ese procedimiento cuando el astro futbolístico y actual presidente de Estudiantes de La Plata vió un posteo contando la historia y ofreciendo a la mascota en adopción. Y al instante se comunicó con Macarena para que se lo llevaran a su casa.

Para poder rescatarlo, tuvieron que sedar al perro porque actuaba de forma agresiva.
Para poder rescatarlo, tuvieron que sedar al perro porque actuaba de forma agresiva.

En ese momento, el dogo se encontraba sedado en la veterinaria y Macarena no quería dejarlo a cargo de familias con niños, otras mascotas o personas sin experiencia con razas de este tipo. La Brujita Verón, en cambio, cumplía con todas las condiciones: vive ya sin sus hijos, que son mayores de edad, no tiene ninguna otra mascota y había criado dogos en otras oportunidades. Era el candidato ideal para el perro abandonado en Merlo.

De todos modos, antes quiso poner al tanto al posible adoptante de cómo era la situac ión. “Lo tengo arriba del auto y lo estoy llevando a una veterinaria. No tengo a donde dejarlo después, y tengo claro que no debe estar en contacto con chicos. Necesita alguien que conozca a esta raza; es un dogo muy grande y puede llegar a morder. Te puede comer hasta la cabeza”, se sinceró la fundadora de Zaguates con el ex futbolista de la Selección y también de Boca.

Verón le explicó su situación y le habló de su experiencia con este tipo de perros. Y sostuvo su voluntad de recibir al perro maltratado. No hubo más que hablar. Lo siguiente fue llevarlo hasta su casa. Y cuando se produjo el encuentro con su nuevo dueño, una increíble sorpresa: el perro súbitamente cambió su conducta de plano.

«Cuando llegó al departamento, Sebastian lo recibió como si lo conociera de toda la vida. El dogo parecía un caniche, cuenta Macarena. Y agrega: «Estaba un poco cansado pero al rato salieron a pasear y el perro se comportó perfectamente en la calle».

En sus historias de instagram  Verón va mostrando el buen compartimiento de su nuevo compañero de vida.
En sus historias de instagram Verón va mostrando el buen compartimiento de su nuevo compañero de vida.

La proteccionista le aconsejó al presidente de Estudiantes que intentara mantener una distancia prudente con el perro, que no lo suba a la cama y que le marque en cuáles espacios puede estar y en cuáles no, por lo menos hasta saber cómo se comparta. Y se fue con la sensación que lo estaba dejando en buenas manos.

En adelante, los posteos de Verón en las redes sociales le darían la razón. El nuevo dueño de Ramón sube a sus historias el dia a dia con su mascota, y continuamente muestra lo fácil que se deja querer. Además, subió una encuesta para que sus seguidores decidieran cómo llamarlo. Había dos opciones: “Ramón” y “Bidón”. La segunda iba ganando casi en todo momento, pero en el final los resultados se invirtieron. Y le quedó Ramon.

Macarena, que sigue en contacto con Verón para saber cómo se está desenvolviendo el perro en su nuevo hábitat, le encantó el recurso de la encuesta, aunque bromea: «Para mí que en el final intervino alguna mano negra en esa consulta», se ríe antes de agradecer la actitud del ex futbolista, a quien pide imitar.

Lo cierto es que por una cadena de buenas acciones, desde los vecinos que lo hallaron hasta Verón, pasando por la policía de Merlo y los rescatistas porteños que se movilizaron, Ramón hoy se encuentra en un lugar donde lo tratan con  cariño, y le dan la atención y los cuidados que requiere. Además, y por sobre todo, se convierte en un claro ejemplo de cómo un perro -de la raza que sea- responde con buenas conductas a las buenas conductas de quienes toman la responsabilidad de cuidarlo.

“Adopten perros, sean o no de raza. La gente que quiera colaborar, bienvenida: necesitamos hogares de tránsito, traslados o en lo que puedan ayudar. El agradecimiento de un perro lo podemos ver como en este dogo. Un perro que sale del maltrato, al que tiraron para que se muera agonizando, ahora ves cómo lo llena de besos a Verón en sus historias y está super agradecido. Eso te llena el alma de felicidad y no entendés como gente tan mala les pueda hacer tanto mal», analiza Macarena. Y cierra: «desde Zaguates nos ocupamos de respetarlos a todos por igual, y desde acá podemos revertir la realidad de unos pocos y llegar a finales felices como el de Ramon, el perro de Veron.”

Fuente: Clarín

¿Qué opinas de esta nota?