A un año de la muerte de JULIETA VIÑALES, sus familiares siguen esperando JUSTICIA

Su familia quiere que el el médico que la operó sea condenado por mala praxis.


A un año de la muerte de la joven Julieta Viñales quien murió luego de someterse a una operación de amígdalas, su familia sigue esperando que se haga justicia y que el cirujano Maximiliano Babsía sea condenado por mala praxis.

Puede ser una imagen de 1 persona y texto que dice "Quien pasó por nuestra vida y entregó su luz, brillará por siempre en nuestra alma por toda la eternidad... LOS ESPERAMOS ESTE JUEVES 20HS PARROQUIA MEDALLA MILAGROSA DE MARZO Brasil 2531 (၀၉) Barrio Bancario Capital"

La mamá de julieta, Cinthya Aboal, no ha cesado durante todo el año en su pedido de justicia y siempre ha estado presente en las redes sociales para recordar a su hija pedir justicia.

Inclusos hace algunos días, la mujer compartió un video de su hija con una sentida «carta desde el cielo» que emocionó a los sanjuaninos en memoria de la joven que al momento de morir tenía 18 años.

 

El caso Viñales

Julieta Viñales regresó a San Juan desde Buenos Aires, donde se había instalado para estudiar medicina, para las fiestas de fin de año y decidió someterse a una operación de amígdalas por la simplicidad de la intervención y la rapidez de su recuperación. Sin embargo, una presunta mala praxis le costó la vida 25 días después.

El 10 de febrero la joven de 18 años ingresó al quirófano de una clínica privada sanjuanina de nariz, garganta y oído.  Tres días después recibió el alta médica y regresó a su casa. Tres días más tarde, Babsía le realizó una revisión de rutina y aseveró a la familia que todo marchaba bien.

Pero la situación se complicó y al otro día que le dijo que todo estaba bien, Julieta se descompensó, vomitó sangre y  fue trasladada de urgencia al  Hospital Marcial Quiroga. Allí hubo un primer contacto telefónico con su médico quien dijo que “se trataba de una hemorragia postquirúrgica y que en algunos casos es normal”. Al otro día la derivaron al Hospital Guillermo Rawson donde fue visitada por Babsía  e insistió con que “estaba todo bien”.

Pero la madrugada del 16 de febrero sufrió un paro cardíaco y debió ser reanimada. Ahí se constató que era una fisura en la arteria carótida lo que produjo el paro, el tiempo sin oxigenación fue suficiente para que Julieta quedara con muerte cerebral. Finalmente, a las 23:40 del 3 de marzo su corazón dejó de latir.

 

 

¿Qué opinas de esta nota?