DOLOR: tienen una hija ELECTRODEPENDIENTE y les vino $50.000 de LUZ

Sus padres no pueden conseguir que se les aplique el beneficio. Aseguran que los montos en las facturas superan los $50.000.


Melody es una beba que va a cumplir dos años el próximo domingo que padece el síndrome de Dandy-Walker, una malformación que afecta al cerebelo y por consiguiente la actividad motora de la persona. Además, no tiene obra social, y la poca ayuda que tienen es por parte del Estado, que no llega a cubrir ni una pequeña parte lo que necesita.

Debido a su condición, Melody es electrodependiente, y por ley debería acceder a la gratuidad de la energía eléctrica. Sin embargo, al día de hoy deben abonar altos montos en las facturas de electricidad, superando algunas los 50.000 pesos.

“Mi nena depende exclusivamente de la electricidad para poder vivir, ya que se encuentra conectada a diferentes aparatos porque no puede valerse por sí misma”, explicó Brenda Franco, la mamá de Melody, en una entrevista con «Linea 660», de LT41.

“Debe estar permanentemente conectada, no puede faltarle la luz”, remarcó antes de explicar que ella y su esposo, un joven que trabaja en el hipódromo y hace changas, no tienen obra social y solo reciben 9000 pesos en asistencia del Estado, aportados por partes iguales entre los de Gualeguaychú y Ceibas, localidad de donde son oriundos.

El 10 de junio del año pasado, el gobierno promulgó la ley N° 10789, sancionada por el Senado provincial en mayo de 2020, que tiene por finalidad garantizar a las personas electrodependientes por cuestiones de salud la provisión de energía eléctrica de forma gratuita, sin topes, constante, ininterrumpida y estable, cuando sean titulares del servicio o cuando lo sea uno de los miembros de su grupo familiar conviviente.

“El beneficio otorgado por la presente ley consiste en el reconocimiento de la totalidad de la facturación del servicio público de provisión de energía eléctrica, como así también la eximición del pago de los derechos de conexión”, menciona la Ley, que también sostiene que la aplicación de este beneficio será con retroactividad a la fecha de publicación de esta ley.

En otras palabras, a Melody no le están respetando un derecho que tiene por Ley. Ya sea por falta de reglamentación o por ignorancia por parte de las autoridades estatales o del ente proveedor de energía eléctrica, lo cierto es que la beba y su familia hoy no encuentran una solución.

“Millones de veces me han planteado lo mismo en la Cooperativa Eléctrica y el Hospital Centenario, y que sólo pueden darme el beneficio de la tarifa por salud, que significa un descuento de unos $1.000”, explicó Brenda, la mamá de la beba.

Además de depender de la electricidad, Melody necesita vivir en un ambiente que no tenga humedad y que esté especialmente acondicionado, por lo que los padres hicieron gestiones para acceder a una casa del IAPV de un plan municipal, aunque aún no han tenido respuestas.

“En la Municipalidad nos dijeron que no nos podían ayudar con una vivienda, que solo podían otorgarnos un subsidio para pagar una parte del alquiler”, explicó Brenda, quien pidió a las autoridades correspondientes que vayan a ver la realidad de su hija: “A no ser la asistente social, nadie se acercó desde que estamos acá”.

¿Qué opinas de esta nota?