Un sanjuanino que padece LEUCEMIA recibió un trasplante: «Mi ÁNGEL DONANTE es alemán»

Rodrigo Santiago Azcurra tiene 15 años y en el 2019 le diagnosticaron leucemia. Tras un año y sin poder conseguir donante en Argentina, recibió el trasplante de un hombre que vive en Alemania.


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por Sebastián Mestre

En septiembre del 2019 una familia sanjuanina pasó por un momento que nunca creyó que les tocaría vivir. Es que al menor de cuatro hermanos le detectaron leucemia. La enfermedad unió a la familia Azcurra Vallejos que lograron conseguir un donante de Alemania.

María Vallejos, madre de Rodrigo Santiago Azcurra (15 años) habló con Diario Móvil y contó: «Le detectaron leucemia a mi hijo porque yo me di cuenta. Es que noté que tenía unas manchitas moradas en el cuerpo y en la lengua y eso era muy raro. Él se desgarró jugando al fútbol y comenzó el kinesiólogo, luego lo mordió un perro y decidimos hacerle unos análisis», comenzó relatando la mujer.

En ese momento, María y su hijo Santiago vivían en Chimbas: «Fuimos a una bioquímica por los análisis, pero me dijo que eran muy caros, yo le respondí que no me importaba que yo quería hacer esos estudios. Al otro día me llamó y me mandó directamente al hospital».

Madre e hijo se dirigieron al Hospital Rawson, ahí María recuerda que el doctor le dijo: «No puedo entender cómo sigue vivo porque no tienen defensas, no tiene plaquetas. Dé gracias al don de madre que le hizo dar cuenta que algo pasaba».

Foto exclusiva de Leandro López para Diario Móvil.

«Se nos cayó el mundo abajo, ese mismo 4 de septiembre lo internan y a los dos días nos informan que tiene leucemia y que necesitaba un donante. Lamentablemente ninguno de mis hijos era compatible por lo que nadie podía donarle».

Ahí comenzó toda una odisea para conseguir un donante. María se puso en contacto con Gabriela Espósito de Incucai, quien ayudó a conseguirlo: «No había nadie compatible en San Juan, ni en Argentina, fue por eso que enviaron su sangre afuera del país y así pudimos conseguir un donante alemán».

Una vez conseguida la médula, Santiago necesitaba viajar a Buenos Aires para realizar el trasplante. La familia fue ayudada por el Gobierno Provincial que se encargó del vuelo, hospedaje, gastos y medicamentos. El 29 de septiembre del 2020, el joven de 15 años viajó junto a su mamá y su papá a Buenos Aires para esperar la llegada de la médula que ya tenía fecha, el 14 de octubre, pero hubo un imprevisto que atrasó todo.

María recuerda que «mi hijo viajó con un catete, pero tuvo un problema y eso retrasó todo. Es que al hacerle un análisis, le movieron el catete y tuvo que ser internado. Luego lo llevaron al quirófano para sacarle el catete. Tras estar 10 días internados, comenzó una quimio muy fuerte que duró 7 días para recibir la médula».

Llegó el día y el 3 de noviembre Santiago recibió el trasplante de médula que llegó desde Alemania. El joven recuerda el momento: «Todo ese tiempo sufrí muchísimo dolor, me ponían cada 10 minutos morfina por el dolor. Luego del trasplante estuve un mes internado para esperar que la médula prenda».

Rodrigo Santiago Azcurra. Foto exclusiva de Leandro López para Diario Móvil.

Santiago cuenta que «antes del trasplante estaba cansado todo el tiempo. Me dormía en cualquier lado. Ahora ya me siento mejor y tengo ganas de volver a hacer deportes».

El joven recordó el momento en que le dieron la noticia que tenía leucemia: «Al principio no tomé noción, pero cuando me explicaron me di cuenta que era malo. No había nada que hacerle, no me podía poner triste, tenía que seguir adelante».

La lucha continúa

Actualmente, Santiago y María viajan constantemente desde Casuarinas, departamento 25 de Mayo hasta el Hospital Rawson para ser atendidos por los profesionales del Servicio de Oncología del nosocomio: «Por la distancia muchas veces llegamos unos minutos tarde y perdemos el turno. No nos tienen consideración», contó la mujer.

«Actualmente no está yendo a la escuela para evitar el contacto con otros chicos hasta que su médula prenda por completo. El problema que tenemos es que no tenemos internet y él no puede hacer las actividades online».

Después de Semana Santa, madre e hijo volverán a Buenos Aires para realizar un control  y conocer cómo avanza la médula nueva.

La religión, un pilar fundamental

En las paredes de la casa de la familia se encuentran colgadas fotos del Sagrado Corazón de Jesús, de la Virgen María y del Papa Francisco: «Somos muy creyente y recé mucho», cuenta María.

Además, durante su internación en el Hospital Rawson, Santiago recibió la visita de muchos grupos religiosos, entre ellos los fieles al Cura Brochero, quienes le llevaron el poncho del curita para que proteja y ayude al joven.

¿Qué opinas de esta nota?