GUERRERA: Tiene un año y ya sobrevivió al Covid-19 y a un trasplante de hígado

La niña pasó más tiempo en un hospital que en su casa. Para la familia, es un milagro.


 

Winter Moore, de un año, es una beba feliz, querida y muy fuerte. Sus cicatrices sobre su estómago son prueba de las batallas que ya libró en su corta vida. La niña de Nueva Orleans, Estados Unidos, sobrevivió al coronavirus y a un trasplante de hígado, todo antes de su primer cumpleaños. Esa niña pasó más días de su vida en la cama de un hospital que en su casa.

«Me alegro de que esté viva», dijo su madre, Nicholas. Winter nació el 25 de febrero de 2020. Después de salir del hospital, Nicholas notó que los ojos de la pequeña estaban amarillos. Sospechaba que era ictericia.

«Empeoró y comenzó a ponerse casi verde», recuerda hoy. Después de un mes, esos síntomas no desaparecieron, por lo que Nicholas llevó a Winter al Hospital de Niños local. Fue al comienzo de la pandemia, por lo que la pequeña se hizo la prueba de coronavirus a pesar de que no tenía los síntomas típicos. Ese PCR dio positivo. Así reflejaron la historia los medios locales.

La niña, a los pocos días de su nacimiento.

La niña, a los pocos días de su nacimiento.

“Nos dijeron que tenía la enfermedad y que estaba afectando a su hígado”, manifestó la madre. En este sentido, aseguró que el virus derivó en una ictericia. La ictericia se produce cuando hay un exceso de bilirrubina en la sangre. Esto ocurre porque el hígado no puede procesar de manera eficiente los glóbulos rojos a medida que se descomponen. Sin embargo, es algo común en recién nacidos, aunque suele irse en un par de días; algo que, claramente, no sucedió con Winter.

ntonces llegaría una dura noticia: los médicos le afirmaron a los padres que era necesario un trasplante de hígado. La espera para realizar este procedimiento llevó cuatro meses, por las demoras que produjo la grave situación que se vivió con el coronavirus en mediados del año pasado en los Estados Unidos. Pero en septiembre apareció el donante.

La pequeña recibió un trasplante en septiembre.

La pequeña recibió un trasplante en septiembre.

El fallecimiento de un bebé recién nacido le abrió una puerta a Winter. Hoy, seis meses después, es una niña fuerte y llena de vida. “Los médicos están sorprendidos de lo bien que está”, agregó su madre. Winter cumplió un año en febrero y todos los días demuestra por qué es una sobreviviente.

¿Qué opinas de esta nota?