El papa FRANCISCO pidió una mejor DISTRIBUCIÓN DE LAS VACUNAS contra el coronavirus

El Sumo Pontífice reclamó que las dosis sean compartidas con los países pobres.


El papa Francisco hizo un dramático llamado a la comunidad internacional en favor de “un compromiso común para superar los retrasos” en la distribución de las vacunas contra el coronavirus y para “promover su reparto especialmente en los países más pobres”, en su mensaje pascual.

“Las vacunas constituyen un instrumento esencial para esta lucha”, agregó. “Los esfuerzos de la comunidad internacional deben ser la salvaguardia de la salud mundial”.

En una basílica de San Pedro con la presencia de solo 200 fieles por razones sanitarias debido a la pandemia, Francisco concluyó la misa de Resurrección del domingo de Pascua, que culmina la Semana Santa, con la bendición Urbe et Orbi (a la ciudad de Roma y el mundo).

Italia está confinada durante tres días en una rígida cuarentena para contener la Tercera Ola de la pandemia, que está en su fase más aguda. Por esto, el mensaje y la bendición los pronunció en la misma basílica y no desde el balcón de la fachada de San Pedro, como es tradicional.

En su mensaje de Pascuas, el Papa hizo un llamado en favor de un compromiso para superar los retrasos en la distribución de las vacunas. Foto EFE.

En su mensaje de Pascuas, el Papa hizo un llamado en favor de un compromiso para superar los retrasos en la distribución de las vacunas. Foto EFE.

Jorge Bergoglio, que ha cumplido 84 años y ocho años de su pontificado, pidió en su mensaje de Pascua que “el Señor de consuelo y sostenga las fatigas de los médicos y enfermeras”.

Destacó que “todas las personas, especialmente las más frágiles, precisan asistencia y tienen derecho a acceder a los tratamientos necesarios”.

“Buena Pascua, una santa y serena Pascua. El anuncio de Pascua no implica una vía de fuga frente a la grave crisis que atravesamos”, dijo el Papa al comenzar su mensaje. Señaló que mas de un año después la pandemia sigue causando estragos y la pobreza se extiende y profundiza en el mundo. La pandemia ha aumentado el número de pobres, pero continúan los conflictos armados “Este es el escándalo de hoy”, enfatizó.

La misa de Resurrección se inició dos horas antes del mensaje y la bendición a Roma y el mundo. Se leyó el Evangelio en latín y griego. El Papa no leyó la homilía: junto a los numerosos concelebrantes, se mantuvo en silencio para reflexionar sobre la Resurrección de Cristo.

“Cristo resucitado es la esperanza para los que sufren aún debido a la pandemia, para los enfermos y para quién a perdido a un ser querido», resaltó.

Francisco recordó que en su viaje a Haití, san Juan Pablo II afirmó que “es necesario que los pobres recuperen la esperanza”.

“Al querido pueblo de Hairí va en este día mi pensamiento y mi aliento, para que no se deje abrumar con las dificultados pero mire al futuro con confianza”.

El papa Francisco pidió que las vacunas lleguen a todos los países, especialmente a los más pobres. Foto EFE.

El papa Francisco pidió que las vacunas lleguen a todos los países, especialmente a los más pobres. Foto EFE.

Como siempre en los mensajes papales del domingo de Resurrección, Jorge Bergoglio pasó reseña a algunos conflictos que enlutan al mundo. Dijo que se sentía cercano “a todos los jóvenes del mundo y en esta hora a los de Myanmar. El Papa visitó en 2017 a la ex Birmania y pidió a los generales que salvaguardaron los derechos de las minorías y de los que tienen voz”. En estos días el país vive una dura prueba por la represión desatada tras el golpe de Estado militar con numerosas víctimas, especialmente jóvenes.

El pontífice recordó a los “migrantes en fuga de guerras y miseria”. “En sis rostros reconocemos el rostro desfigurado y sufriente el Señor que sube al Calvario. No deben faltar a ellos las señales concretas de solidaridad y fraternidad humana, que significan la victoria de la vida sobre la muerte que celebramos este día”.

Bergoglio agradeció a los países como el Líbano y Jordania “que hospedan a muchos prófugos fugitivos del conflicto sirio”. Destacó que tras su viaje a Irak, siente el deseo de hacer un viaje al Líbano, “país que está atravesando un período de dificultades e incertidumbres”.

El Papa hizo también un llamado en favor de “la amada Siria”, aunque dijo que “no está previsto en el futuro próximo un viaje a ese país”. “Siria está siempre presente en mi pensamiento y en mis oraciones”, destacó.

Apuntó que “en la amada y martirizada Siria debe cesar el enfrentamiento armado, que hace vivir a millones de personas en condiciones inhumanas”.  También hizo un llamado para la reconciliación y la paz en Yemen y Libia.

Bergoglio señaló que en cuanto a la cuestión de Jerusalen, ·la línea de la Santa Sede es siempre la misma: trabajar para la paz e insistir en la solución de dos Estados, en el que israelíes y palestinos, encuentren la fuerza del diálogo en favor de una guerra estable.

En cuanto a la situación de Africa, el pontífice sostuvo que su sueño es hacer un viaje en el Sud Sudán tras la visita en setiembre de 2019 a Mozambique y Madagascar”.

“Las poblaciones africanas están en el corazón del Papa, que ven su porvenir comprometido por violencias internas y el terrorismo internacional, especialmente en el Sahel y en Nigeria”.

Al concluir su mensaje, Bergoglio clamó que “¡Demasiadas guerras y demasiada violencia hay aún en el mundo!. Que el Señor que es nuestra paz nos ayude a vencer la mentalidad de la guerra”. Pidió a “los gobernantes de todo el mundo, que frenan la carrera a nuevos armamentos”.

El papa Francisco dio su mensaje de Pascua en el Vaticano. Foto EFE.

El papa Francisco dio su mensaje de Pascua en el Vaticano. Foto EFE.

Este sábado al anochecer se celebró en la basílica de San Pedro la ceremonia de la Vigilia Pascual, que culminó con el canto del Gloria y la iluminación del principal templo de la cristiandad que señaló a los fieles presentes y al mundo que Cristo había resucitado.

En su mensaje, Francisco dijo que Cristo es un personaje presente en nuestras vidas, no un recuerdo del pasado. Su belleza “brilla en los sencillos, en los pobres y marginados”, en los cuales instó a los 1300 de bautizados a “encontrar a Jesús”.

Su anuncio está dirigido “a los que bregan por la vida de cada día, a los excluídos, a los frágiles, a los pobres”, afirmó el Papa.

Las luces de la Resurrección son la prueba, “que es siempre posible recomenzar. También a partir de la pandemia”.

“Es en estos meses oscuros de la pandemia que sentimos al Señor resurrecto que nos invita a recomenzar, a no perder nunca la esperanza”, destacó el pontífice argentino.

La Vigilia Pascual comenzó con el rito de la bendición del fuego y la procesión hacia el Altar de la Cátegra, donde el Papa presidió la liturgia, invitando a la Iglesia entera a volver a encender la esperanza. “También de los fragmentos ruinosos de nuestra humanidad, Dios prepara una vida nueva”.

“Jesus “está vivo, Resurrecto. Conduce la historia, termina nunca de asombrarnos, nos invita a superar las barreras, a vencer los prejuicios, acercanos a quien nos está cerca.

El Papa exhortó a todos a “recorrer vías nuevas”. “Ir a Galilea, que significa aprender que la fe, para estar viva, debe ponerse nuevamente en camino, renovarse cada día, ir a los confines”.

“Galilea es el lugar más distante, en aquella región habitan los que estaban lejos de la pureza ritual de Jerusalén. Y allí Jesús inició su misión, porque ninguno es último y excluido”, concluyó Francisco.

¿Qué opinas de esta nota?