Se entregó un SOSPECHOSO por el presunto ASESINATO de Lima en Rawson

Filomena Noriega asumió como su abogada defensora y asegura que difunto y su amigo Quiroga empezaron el ataque y que su cliente sólo se defendió.


Después de 13 días de luchar por su vida, el pasado viernes falleció Mario Gastón Lima Ortega de 24 años, que sufrió serias heridas durante lo que se cree fue un intento de robo en Rawson. Pero la abogada defensora del principal imputado por la causa, María Filomena Noriega, afirma que no fue un intento de robo y que el fallecido y su amigo empezaron a «tirarle» a su cliente. El hombre, que estaba prófugo, ya se entregó.

El hecho ocurrió el 27 de marzo cuando el fallecido habría recibido una golpiza de manos de una patota que lo atacó en la zona de Ruta 40 y Calle 5. Mario estaba circulando por la zona que es límite entre Rawson y Pocito. El joven terminó internado en el Hospital Rawson con un hundimiento de cráneo, una lesión muy grave de la que no pudo recuperarse.

«Junto con la fiscal Riveros, acordamos la medida con la cual se iba a entregar ya que tuvo una pequeña charla con el jefe de Homicidios y él le comentó la situación que realmente mis clientes eran los que habían sido agredidos. Los tiros venían por parte de Lima y de Quiroga y no solamente tiraron en contra de la humanidad de mi cliente, Giñón, sino que también en contra de las personas que viven ahí y mi cliente trato de repeler esos tiros. Ya vamos acreditar el testimonio de 7 testigos que dicen que quienes empezaron fueron lima y Quiroga», informó Noriega a Radio Colón.

Según los familiares, tanto Mario Lima como su amigo, Luis Maximiliano Quiroga de 18 años fueron al domicilio de la hermana de Quiroga a visitarla. Cada uno había ido en su moto. La estacionaron en el exterior del hogar e ingresaron para charlar con la dueña de casa. Al salir, se percataron que una de las motos ya no estaba. Se la habían robado. Al parecer, los amigos sabían quiénes eran los ladrones. Por ello, ambos se volvieron a su barrio, la Villa Rojas para buscar más amigos y así, todos juntos, ir a la casa de los ladrones a pedir la moto robada.

Según los familiares, en esa búsqueda no encontraron más amigos por lo que decidieron ir los dos solos a reclamarla. Cuando llegaron al domicilio donde creían que estaba la moto, les salió una patota de delincuentes -estiman que se trata de una diez personas- y los molieron a golpes.

La versión de la defensa

Según indicó Noriega, «Mi cliente manifiesta que él vio que se cayeron de la moto y el presupone qué se podría haber pegado con el cordón, cuando iban en la moto, por lo que no pueden haber sido las piedras ni nada. Por eso se puede manifestar que tal vez han estado en estado de intoxicación ya que todo fue por un simple insulto que se desencadeno esta batalla campal donde casi pierde la vida mi cliente».

 

¿Qué opinas de esta nota?