Más restricciones en el horario nocturno: no se podrá circular de 23 a 6

El presidente Alberto Fernández extenderá la franja horaria en la que se impide la circulación y la apertura de bares, restaurantes y comercios.


Antes de retomar sus actividades habituales este jueves, tras el alta médica luego de recuperarse de coronavirus, Alberto Fernández avanzará en las próximas horas con nuevas restricciones para controlar la curva de contagios en esta segunda ola. Sin señales ni colaboración de los gobernadores para afrontar el costo político, el Presidente decidió adelantarse y ampliar los límites a la nocturnidad que había impuesto este viernes.

El jefe de Estado pule por estas horas un nuevo decreto en el que fijará nuevos horarios comerciales, para bares y restoranes en el Área Metropolitana de Buenos Aires, la principal fuente de contagios.

La idea, en principio, sería fijar el horario de las 20 como tope para el funcionamiento de la gastronomía, la actividad que en el Gobierno consideran que es clave a la hora del relajamiento social.

El horario es todavía más extremo del que días había intentado consensuar el Gobierno con la Ciudad y la Provincia. En esa ocasión, se hablaba de las 22. Finalmente quedó en las 23, con restricción a la circulación hasta las 6.

Ahora, confirmó una alta fuente del Gobierno, con diálogo permanente con el Presidente en las últimas horas, que va a extenderse unas horas más: «Va a ser entre las 20 y las 22”.

Si bien en principio involucraría sólo el horario comercial, no descartan que se incluya la restricción a la circulación nocturna.

La decisión, sin embargo, ahora no cuenta con la participación del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof. Sólo serán comunicados de la medida, una vez que el mandatario firme el decreto.

Más: en Casa Rosada no ocultan su malestar ante la postura de ambos mandatarios en cuanto a los controles.

“El Presidente esperó hasta hoy (por este miércoles) que los gobernadores e intendentes tomaran decisiones. Bueno, como no pasó, va a decidirlo él, confirmaron en Gobierno. El DNU saldría a más tardar este jueves.

Sobre el costo político que afrontará, advirtieron que “el Presidente ya lo dijo el otro día: no le importa perder una elección, sino cuidar la salud de los argentinos”.

Esta medida le dará aire al Gobierno para postergar definiciones respecto al paso a una cuarentena dura: en Gobierno señalan que esa es “una bala de plata” que sólo se puede utilizar en una situación extrema, luego del aislamiento prolongado que se dio en 2020 y ante la falta de recursos para enfrentar la crisis económica.

Sin señales tampoco de otras provincias, el malestar del Gobierno se extiende a otros gobernadores (en rigor, salvan de las críticas apenas el formoseño Gildo Insfrán y el chaqueño Jorge Capitanich) y recuerdan, como contó en este diario Pablo de León, que en el artículo 17 del último DNU firmado por Fernández, se les cedió la posibilidad de imponer medidas más duras, teniendo en cuenta que desde Nación no se pueden imponer restricciones iguales para todos los distritos.

“En un país federal, hay realidades y necesidades distintas, no se podía aplicar la misma dureza con todos, pero necesitábamos que los gobernadores tomaran la iniciativa, pero no pasó”, lamentan cerca del Presidente.

¿Qué opinas de esta nota?