La Justicia le ordenó a MÁXIMO Kirchner a pagar 4 MILLONES de pesos de DEUDAS

Es porque recuperó el manejo de sus empresas, Hotesur y Los Sauces. La deuda ya está en un plan de facilidades de 96 cuotas, que hasta ahora afrontaba la justicia.


Cristina Kirchner y sus hijos, Máximo y Florencia recuperaron los hoteles, 27 propiedades y el manejo de dos empresas. La intervención judicial con las controlaba pidió un plazo de 40 días para concretar la entrega de la administración de todo. Pero algo quedó explícito en la decisión de dos jueces del Tribunal Oral Federal 5 (TOF 5): la millonaria deuda fiscal – vinculada al Condominio que nuclea los bienes heredados-, que había adquirido el diputado nacional deberá ser afrontada por él. Lo mismo ocurre con la acreencia de su hermana.

Durante el período 2016 Florencia Kirchner acumuló deudas fiscales en relación a los 25 inmuebles que se administran a través del Condominio «Máximo y Florencia Kirchner», producto de la sucesión de bienes de su padre. Se trataba de la falta de pago del Impuesto a las Ganancias y Bienes Personales. La cifra superó los 3 millones de pesos y su defensa -que responsabilizó a la interventora judicial del Condominio, Raquel Moyano-, consiguió que con fondos de esa intervención se haga frente al pago de las ejecuciones fiscales.

El año pasado, y a raíz de la falta de pago de sus obligaciones impositivas personales generadas por ser Máximo Kirchner, titular del 50% de las propiedades nucleadas en el condominio, se acogió a una moratoria fiscal. Son en total 96 cuotas las que la AFIP concedió al líder de La Cámpora para que saldara la deuda de más de $ 4 millones.

La cancelación de ese plan de pagos, después de una controversia judicial, quedó bajo la responsabilidad de la intervención, con cuotas de 19.840 pesos por mes. Sin embargo, ahora que el TOF 5 –con la firma de los jueces Adrián Grunberg y Daniel Obligado– decidió devolver la administración de las empresas como del condominio a la familia Kirchner, fuentes judiciales explicaron a Clarín que será Máximo Kirchner el que deberá hacer frente a la cancelación mes a mes de la moratoria concedida por la AFIP. En un plan similar, se encuentra su hermana Florencia, con una deuda en un millón de pesos inferior.

El «Condominio Máximo y Florencia Kirchner» administra 25 propiedades correspondientes a la sucesión de bienes de Néstor Kirchner. Después de que en marzo de 2016 Cristina Kirchner cedió su patrimonio a sus hijos, el diputado nacional quedó como dueño del 50% del condominio.

Sucedió que cuando el fallecido juez Claudio Bonadio procesó a la vicepresidenta y a sus hijos por lavado de dinero a través de la inmobiliaria familiar Los Sauces SA -por supuestas maniobras por más de 30 millones de pesos- la firma y el Condominio que nuclea el acervo hereditario quedaron intervenidos.

Desde entonces, la licenciada Raquel Moyano estuvo al frente de la administración de todo ese universo de inmuebles. Luego de reciente decisión del TOF 5 solicitó en un escrito que le den un plazo de cuarenta días para entregar a los Kirchner la administración de ese conjunto de propiedades que generaron la deuda fiscal a nombre de Máximo Kirchner.

Al ser titular de la mitad de cada uno de los bienes que conforman el condominio, Máximo tiene obligaciones tributarias correspondientes al impuesto sobre los Bienes Personales. Además, a raíz del alquiler de los inmuebles, «durante estos últimos años se devengaron obligaciones fiscales en concepto de IVA y Ganancias», explicó en su oportunidad el abogado Carlos Beraldi, quien recordó que los alquileres de las propiedades que administra Los Sauces «fueron y son percibidos por la licenciada Moyano».

¿Cuánto adeuda Máximo Kirchner? Según el detalle aportado a la justicia, al 31 de agosto de 2020 debía en concepto de Impuesto sobre Bienes Personales en los períodos fiscales 2016, 2017, 2018 y 2019 la suma de $ 3.031.079,22, con intereses incluidos. A eso debe sumarse la deuda por el Impuesto a las Ganancias de Personas Humanas, por $ 1.046.520,88. Es decir, son $4.077.599 en total.

Hace poco más de cuatro meses el plan de facilidad de pagos al que ingresó el diputado nacional comenzó a afrontarse con dinero del Condominio intervenido por la justicia. Restan por delante 92 cuotas (siete años y medio) para terminar de saldar los más de 4 millones de pesos de deuda fiscal, pero ahora deberá hacerse cargo Máximo Kirchner de la cancelación.

En su oportunidad, el TOF 5 remarcó que, si bien Máximo Kirchner cuenta con ingresos por su cargo en el poder legislativo, «no puede afirmarse que éstos sean suficientes como para hacer frente a su manutención y al pago de las cuotas de la moratoria general impositiva a la que pretende adherirse».

Con su fortuna completamente embargada, ya que está procesado por lavado de dinero en dos expedientes, Kirchner deberá pagar también el impuesto a las grandes fortunas, ya que declaró tener 292 millones de pesos. En un año, sus bienes crecieron casi un 50%.

El patrimonio del hijo de la vicepresidenta surge en gran parte de los bienes heredados por Néstor Kirchner. Ese acervo patrimonial incluye 25 propiedades, la participación accionaria en tres empresas (Los Sauces SA, Hotesur SA, CoMa SA) y un conjunto de plazos fijos que derivaron años después en los 6 millones de dólares que la Justicia encontró en una caja de seguridad a nombre de Florencia Kirchner. En marzo de 2016 Cristina les cedió a sus hijos su parte de la herencia de Kirchner.

¿Qué opinas de esta nota?