Israel, el primer país que se permite circular sin tapabocas

Tras un exitoso plan de vacunación, desde este domingo Israel no obliga a sus ciudadanos a estar con barbijos 

 


«Es como viajar a otro planeta. No me lo puedo creer. Allí las cosas están tan mal y aquí ya se ha recuperado la normalidad. Alucinante. Otro planeta, otro mundo», Lorenzo camina por las calles del mercado de Mahane Yehuda con una cara mezcla de felicidad e incredulidad. Acaba de regresar de Argentina a Jerusalén, justo este domingo, el día en el que se levanta la obligatoriedad del uso de la mascarilla en espacios abiertos.

Desde que el jueves el Ministerio de Salud anunciara el final de esta restricción la gente tenía ganas de que llegara el momento y, cuando lo hizo, los primeros instantes fueron de incertidumbre. La felicidad de Lorenzo contrastaba con la prudencia de Zvi, que seguía usando un pañuelo para cubrir boca y nariz porque «vamos a necesitar tiempo para perder el miedo, sobre todo en lugares muy frecuentados como los mercados. De momento, voy a seguir cubriéndome».

Los vendedores del mítico mercado de la parte occidental de la ciudad, feudo tradicional del Likud, no tenían dudas a la hora de hablar del «milagro» de la vacunación en Israel y apuntar a ‘Bibi’ (apelativo cariñoso para referirse a Benyamin Netanyahu) como «el salvador». «Gracias a él hemos conseguido las vacunas y nos hemos quitado las mascarillas», sostiene.

El cambio en la normativa se produce tras cuatro meses de campaña de vacunación masiva que ha logrado rebajar los contagios diarios de 10.000 a menos de doscientos. El ministro de Salud, Yuli Edelstein, fue el encargado de adelantar la medida y señaló que «la tasa de infección es muy baja y esto permite una relajación de las restricciones. Pido, sin embargo, que se siga usando una máscarilla en espacios cerrados. Juntos mantendremos la tasa de infección baja».

La campaña de vacunación arrancó el 19 de diciembre con la primera dosis de Pfizer administrada al propio primer ministro. Netanyahu es un político cuya perseverancia ha sido clave para el éxito de la campaña. De los 9,3 millones de habitantes, 5,3 ya han sido inmunizados «y calculamos que otro 10% ha superado la enfermedad y generado anticuerpos. La vacuna funciona y no podíamos tener a nueve millones de personas usando mascarillas al aire libre cuando los contagios son menos de doscientos al día», opina el profesor Eyal Leshem, del Sheba Medical Center (SMC).

¿Qué opinas de esta nota?