Un ABUELO VENCIÓ al Covid-19 y CELEBRÓ sus 100 años de vida

Se trata de Marcos Becerra, quien fue albañil, se crió en el campo y goza de muy buena salud. Por la pandemia, solo festejará con su familia más cercana.


Marcos Becerra es un abuelo del barrio Libertad, provincia de Buenos Aires, que este domingo pudo festejar sus 100 años. En febrero superó al coronavirus casi sin problemas, además no toma medicación y tampoco usa anteojos. La única dificultad que tiene es oír y caminar, pero eso no lo detiene para levantarse todos los días con una sonrisa y la tranquilidad que lo caracteriza.

El hombre nació en Saladillo, donde pasó su niñez y adolescencia junto a sus seis hermanos. Años más tarde decidió elegir la ciudad de la Calle Angosta como su segundo hogar. “Fui criado en el campo, siempre atrás de las chivas, las ovejas, teníamos vacas y muchos animales y cuando crecimos eso nos sirvió para saber cuidarlos. Hasta los 20 años estuve con mis padres y después me fui al servicio militar”, recordó con su voz pausada y su ágil memoria.

Cuando regresó, decidió poner un comercio para comenzar a trabajar y generar sus propios ingresos. “Estuve un año y pico, pero no funcionó y se fundió, así que me fui de empleado a otro negocio por un tiempo”, indicó.

De a poco fue formando su pequeña familia con Ramona Pizarro, con quien tuvo a sus dos hijos. Para salir adelante se dedicó a la albañilería hasta el momento que le tocó jubilarse y poder descansar. A pesar de que el oficio implica un gran esfuerzo físico, hoy solo utiliza de a ratos un caminador en el que se apoya para movilizarse y disfrutar el verde de su patio y del exterior de su vivienda. El resto de actividades en su casa las hace sin ningún problema.

Su hija, Elda Becerra, comentó que es un orgullo poder tenerlo con vida y que nunca lo imaginó. “No sé describir con palabras lo que siento, es algo realmente inexplicable. Desde pequeños nos enseñó a ser responsables y a tener en cuenta que debíamos estudiar y trabajar para que tengamos lo nuestro, con el sacrificio que eso conlleva. Por eso nos hubiese encantado hacerle una fiesta en esta ocasión para devolverle, aunque sea un poquito de lo que nos dio, pero no se puede”, sostuvo con emoción.

Además, remarcó que, si bien estuvieron preocupados cuando contrajo COVID-19, transitó la enfermedad sin complicaciones. “Estuvo cansado algunos días, pero eso fue todo. Ahora ya le aplicaron la primera dosis de la vacuna y está esperando la segunda”, detalló.

Ramón, su otro hijo, aseguró que su papá es una persona muy tranquila, amable y solidaria, que todos los días tiene buen humor y que a lo largo de su vida nunca lo ha visto enojado.

“Cien años no se cumplen siempre, es atípico, y que haya pasado la enfermedad y esté bien para nosotros es un milagro. No toma remedios para la presión ni para ninguna otra cosa. Le cuesta un poco comer, le gustan las sopas, el pollo y el asado, que justamente le haremos con una torta que le prepararon sus nietos. Y también a veces se toma un vasito de fernet”, añadió.

Marcos tiene seis nietos y doce bisnietos, que cuando pueden pasan a visitarlo para sacarle una sonrisa, con todos los recaudos necesarios para resguardar su salud. Y aunque no podrán juntarse hoy, le harán llegar su amor y su afecto de alguna manera. “No se puede hacer nada, hay que cuidarse mucho, así que primero hay que pasar la pandemia”, dijo entre risas el abuelo.

¿Qué opinas de esta nota?