Se quedó sin trabajo, le pidió a la DIFUNTA CORREA y al mes consiguió: «Me hice un tatuaje de ella porque me ayuda siempre»

Andrés es un camionero de Tucumán que gracias a su padre conoció a Deolinda. Desde ese día siempre le pide ayuda a la Difuntita y ella le responde.


La Difunta Correa tiene miles de fieles alrededor de todo el país. Deolinda genera mucha devoción en personas que le piden constantemente que los ayude en sus vidas y la difuntita cumple. Es por eso que tiene grutas en varias provincias argentinas.

Andrés es un camionero tucumano que conoció a la Difunta Correa cuando tenía 12 años y desde ahí comenzó su devoción por Deolinda: «La conocí gracias a mi papá cuando empecé a trabajar con él. Mi papá me dijo que siempre que vea una grutita de la Difunta Correa me baje con una botella de Agua», comentó el hombre en diálogo con Diario Móvil.

«Luego de unos años viajé por trabajo por primera vez a Mendoza y a la vuelta decidí pasar por le paraje para conocer a mi difuntita. Fue hermoso», contó Andrés.

El hombre devoto a Delinda comentó: «El año pasado, en diciembre del 2020 me quedé sin trabajo y me costaba conseguir por la pandemia. Acá en Tucumán todos los lunes se le prende una vela y se va a una gruta de la Difunta Correa. Yo le pedí a ella que me ayude a conseguir trabajo y gracias a ella pude tener un trabajo. Yo le prometí que con el primer sueldo me hacía un tatuaje y cumplí».

«Después de hacerme el tatuaje fui a la gruta en Tucumán para mostrarle que cumplí con el tatuaje y agradecerle que me ayudó a conseguir trabajo», finalizó Andrés.

¿Qué opinas de esta nota?