Alberto quiere UNA LEY para poder DECIDIR sobre las RESTRICCIONES

Quiere potestad para tomar las medidas que considere necesario y cerrarle así la puerta a la judicialización de los decretos.


La rebeldía de la Ciudad de Buenos Aires de mantener las clases presenciales pese a los decretos del Presidente que ordenaba el cierre de las escuelas, expuso al máximo la grieta entre la Nación y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Además, desencadenó un lluvia de medidas judiciales. Para cerrar las puertas a este tipo de discusión en la Justicia, que ponga en entredicho su poder y autoridad, Alberto Fernández buscará avanzar en un proyecto de ley que avale su política sanitaria de restricciones y cierres durante la pandemia. El plan ya provocó una reacción de desconfianza de la principal fuerza de la oposición. Juntos por el Cambio ya avisó que «no dará al Presidente facultades extraordinarias para disponer de la libertad de los argentinos o avasallar las autonomías de las provincias o la Ciudad Autónoma de Buenos Aires».

La idea de ir al hueso con su política de controles la reveló Alberto el viernes por la mañana durante el anuncio de la extensión de las restricciones en el AMBA y otras zonas de riesgo en el país por otros 21 días y hasta el 21 de mayo próximo, con cierre de escuelas incluido.

Concretamente, Fernández reveló que en las próximas horas enviará un proyecto de ley al Congreso de la Nación que establecerá «criterios científicos claros y precisos» en función de los cuales tanto el Ejecutivo Nacional como los gobiernos provinciales tengan la potestad de adoptar «restricciones y medidas de cuidado» tendientes a mitigar la pandemia de coronavirus «durante esta situación excepcional». En síntesis, el Presidente busca que una ley de Congreso avale, sin discusión ni oposición todas las medidas que tome él y los gobernadores en el marco de la crisis sanitaria por el coronavirus.

«Es la política quien debe tomar las decisiones y encontrar las respuestas al desafío que enfrentamos», enfatizó el mandatario.

El jefe de Estado indicó que, con este pedido al Parlamento, estará «ratificando» su «vocación de diálogo» y, tras remarcar que su «único enemigo es el virus», sostuvo que no tiene «otros enemigos ni rencores con nadie».

Desde el Congreso, diputados y senadores del Frente de Todos expresaron su apoyo al envío del proyecto, mientras que sus pares de la oposición manifestaron objeciones.

Sin embargo, la oposición ve detrás de este proyecto una jugada política para dotar de «facultades extraordinarias» al Presidente y así atar de pies y manos a Rodríguez Larreta, su principal rival electoral en un año electoral .

La presidenta del PRO, Patricia Bullrich, expresó: «El 15 de abril el Presidente cerró las escuelas por 15 días. Todos sabíamos que no iba a cumplir y no cumplió. Ahora pide 21 días más. ¿Empieza el show de 21 en 21?».

La exministra de Seguridad hizo un hilo en la red social Twitter en donde señala que las medidas tomadas durante el 2020 fueron un «fracaso» y que al repetirlas el resultado será el mismo. Y se preguntó: «¿Hasta cuándo?».

En una línea similar se expresó el vicepresidente del PRO, Federico Angelini, quien también eligió las redes sociales: «Lo único que salva vidas son las vacunas, el distanciamiento, el barbijo y la higiene permanente de manos. La acumulación de poder y las restricciones sin un plan sólo muestran el fracaso absoluto de la gestión de este gobierno. Sr Presidente, ya vimos cómo fracasaron en materia sanitaria, económica y educativa las medidas que impulsó en 2020, no nos haga transitar ese camino nuevamente».

Por su parte, el titular del interbloque de diputados nacionales de Juntos por el Cambio, Mario Negri, planteó: «Fernández ha tenido, desde que comenzó la pandemia hace más de un año, todos los instrumentos legales a su disposición. El Congreso le brindó todas las leyes solicitadas y, además, el Ejecutivo dictó 83 decretos de necesidad y urgencia (DNU) y 35 decretos de facultades legislativas delegadas vinculados a la crisis sanitaria, económica y social que desató el coronavirus».

«Debatiremos el proyecto que enviará el Presidente. Pero bajo ningún punto de vista vamos a conceder facultades extraordinarias para disponer de la libertad de los argentinos o avasallar las autonomías de las provincias o la Ciudad Autónoma de Buenos Aires», advirtió el diputado radical.

Por lo pronto, la receta del Gobierno nacional para enfrentar el coronavirus durante el mes de mayo tiene dos ejes: el control de medidas restrictivas y la profundización de la vacunación. Argentina superó las 11 millones de dosis de vacunas recibidas desde el inicio de la pandemia.

  • Estaría basado en el «modelo alemán»

Según comentó en una entrevista radial la ministra de Salud, Carla Vizzotti, el proyecto de Alberto se basa en experiencias de otros países» y mencionó particularmente a Alemania por lo que los medios ya lo llaman «el modelo alemán».

La semana pasada, ese país europeo inició una nueva fase de restricciones que están determinadas por una nueva ley que refuerza el poder de Angela Merkel sobre las autoridades regionales después que algunas se resistían a acatar las medidas del Gobierno central en la lucha contra el Covid-19.

El texto impone un endurecimiento de las reglas sanitarias cuando la tasa de incidencia (número de infecciones por semana) supere los 100 cada 100.000 durante tres días consecutivos, aunque se desconoce si ese será el mecanismo que propondrá la administración de Alberto Fernández.

¿Qué opinas de esta nota?