Una ABUELA sanjuanina armó un merendero para darle de comer a 70 NIÑOS de bajos recursos

Se trata de María Altamirano de 61 años, quien atiende a más de 70 niños en un merendero que mantiene con sus propios ingresos. Está ubicado en 9 de Julio y pide ayuda ya que se hace difícil mantenerlo.


Créditos: El Bastón

En 9 de Julio, una abuela solidaria dedica su tiempo y su dinero para ayudar a los más necesitados. Se trata de María Altamirano de 61 años, quien pasó por numerosos episodios tristes en su vida y, pese a ello, salió adelante y ayuda a los demás. Ahora, en un contexto económico complicado, pide colaboración para asistir a más de 70 niños y niñas en su merendero, el cual abre en su propia casa de Las Chacritas.

María tuvo siete hijos, de los cuales 2 perdieron la vida. Además, la mujer enviudó hace años. Pese a estas grandes adversidades, continuó trabajando para mantener a su familia. Fue vendedora de ropa, trabajó en el campo y tuvo un kiosco. En la actualidad, recibe una pensión y decidió destinar su casa y dinero para ayudar a quienes no pueden acceder, todos los días, a un plato de comida.

En diálogo con colegas de El Bastón, María contó que asiste a 71 niños. Viendo la «mucha necesidad», recordó que su madre «nunca» le hizo faltar nada y ella tampoco a sus hijos. En ese sentido, afirmó que a muchos chicos les viene bien un plato de alimentos.

Créditos: El Bastón

Hay días en los que se complica su solidaridad. Al entregar gran parte de sus recursos para este fin, hay ocasiones en la que no tiene dinero para hacer de comer. Así fue el miércoles pasado: «no tenía nada, fue muy triste. Los chicos pasaban y me miraban, ellos esperan», relató María.

En ese sentido, la abuela sanjuanina pidió ayuda para poder evitar que los chicos pasen días sin alimentos. La mujer atiende en el comedor, ubicado en su casa, todos los lunes, miércoles y viernes.

Acostumbrada a los sacrificios, comienza la jornada en horas muy tempranas. «Me levanto a las 6:30, preparo mates, comienzo a picar las verduras, a hacer el fuego y, a las 12, ya está la comida lista para los que van a la escuela y los que llegan de cursar», contó.

«Me gustaría darles pizza un día, aunque es complicado. No me da el bolsillo», dijo María, luego de dar a conocer el menú al cual puede acceder: polenta con tuco, tallarines, sopas o guisos.

«Me dedico a los niños, los trato cariñosamente o les hago un chiste. La ternura es gratis y no cuesta nada dárselo a alguien».

Los vecinos reconocen la voluntad y solidaridad de María. Sin embargo, ella no lo hace por los comentarios, sino por compromiso con los más pequeños. «No sé qué dice la gente. Soy poco sociable», indicó. «Yo trato con los chicos, lo que piensen ellos es lo importante. Yo me dedico a ellos y amo a los chicos», expresó y aseguró, emocionada, que es «el cariño» lo que hace mejor a los niños.

Créditos: El Bastón

En este contexto, María pidió ayuda para ayudar. «Tengo un solo tacho y cuesta hacer de comer», describió. Por lo tanto, toda ayuda sirve.

Para colaborar con María, pueden dirigirse a su casa ubicada en el Loteo Municipal, Manzana I, Casa 18, en Las Chacritas, 9 de Julio. O bien comunicarse al  2644561868 o 2646738447.

¿Qué opinas de esta nota?