INGENIOSOS: Unos ABUELOS se disfrazaron de OSOS polares para poder ABRAZAR a sus NIETOS

Llevaban desde marzo sin recibir visitas por el Covid-19 y decidieron que en Navidad se merecían un buen abrazo de sus nietos de la forma más segura y curiosa.


Debido a la pandemia y los protocolos de salud, una familia planeaba realizar una nueva reunión virtual para festejar la Navidad, como las que llevaban haciendo desde que se confinaron en marzo por la pandemia en su casa de West Yorkshire. Sin embargo, el matrimonio Bárbara (71 años) y Clide Walshaw (de 75) decidieron que había llegado el momento de poder abrazar a sus tres nietos con total seguridad. Para ello, Bárbara compró unos disfraces de oso polar en Internet: «Son las mejores 15 libras esterlinas (16,5 euros) que había gastado en mi vida, me traen tanta alegría y un puro espíritu navideño», ha declarado a Daily Mail.

Así, ataviados con una especie de traje EPI pero mucho más navideños, decidieron dar una sorpresa a los niños el 25 de diciembre. Iban disfrazados con trajes de 1,80 metros de altura y pasaron calor, pero no querían poner en riesgo la salud de nadie: “Queríamos tener cuidado porque si nos poníamos mal, no seríamos solo nosotros los que estuviéramos mal, los chicos se sentirían responsables de ello. Pero el vestuario funcionó muy bien. Totalmente cerrado. Creo que fue la mejor idea que he tenido”.

El mejor abrazo

«Fue un momento que los niños nunca olvidarán y que los mantuvo emocionados todo el día», ha explicado el abuelo.

Los padres estaban compinchados. Sabían que iban a llegar los abuelos disfrazados y les habían dicho a los niños que se habían escapado unos osos por el barrio. El más pequeño fue reacio hasta que descubrió que en realidad eran los abuelos. Estuvieron juntos apenas seis minutos, pero pudieron abrazarse a gusto. «Es el mejor abrazo que han podido tener mis hijos», han asegurado Neil, el hijo, que ha compartido las imágenes en redes sociales.

Fuente: El Confidecial

¿Qué opinas de esta nota?