Mili, la nena de 12 años que sueña con ser ADOPTADA para tener una FAMILIA que la QUIERA

Mili es una muy buena estudiante. Le encanta cocinar galletas, bailar y cantar para Tik Tok. Su sueño es conseguir unos padres que la quieran de verdad.


Nada se compararía a cumplir su sueño de conseguir unos padres que la quieran. Mili tiene 12 años vive en un centro de inclusión transitoria del Gobierno provincial, en la capital salteña, y desde hace tiempo que espera por una familia que pueda brindarle amor, cuidarla y adoptarla como una hija más.

Le encanta preparar galletitas, cantar, bailar y grabar videos de TikTok. Pese a que tiene un retraso madurativo, esto no le impide estudiar ni desarrollar sus actividades diarias. Recibe una beca que le permite asistir a una institución privada. Es muy aplicada en todas sus tareas, detalla El Tribuno.

«Ella es un milagro, su desarrollo, al igual que la manera en que ha superado las barreras que la vida le ha puesto, porque ha logrado desde no caminar a poder correr. Y de no escuchar pasó a hacerlo normalmente, sin necesitar audífonos ni ningún otro elemento. Se pensaba que tenía algún problema en el oído pero fue un tema menor que se resolvió y hoy ella puede desarrollarse plenamente», contó la jueza de primera instancia de Personas y Familia 3, Claudia Güemes, quien interviene en el caso.

La magistrada expresó que espera con mucho positivismo y esperanza que Mili pueda integrar una familia que tenga amor para darle, porque ella ya lo tiene.

«Estoy segura que tiene mucho cariño para brindar. Es una chica muy inteligente y que le pone gran voluntad a las cosas que hace. Solo necesitamos la respuesta del otro lado, la recepción para adoptarla. Ella tiene mucho por aprender y con acompañamiento podrá superar cualquier situación», manifestó.

La niña no es oriunda de la capital salteña sino de otra localidad. Su expediente llegó al Juzgado hace tres años aproximadamente y el tiempo previo se tramitó en su ciudad de origen, a cargo de otra jueza.

«Cuando llegó a mí ya estaba concluido todo el proceso y decidido que diera este paso hacia la adopción, entonces hemos estado trabajando sostenidamente para que ella pueda lograr tener una familia que la quiera, la cuide y la haga progresar en todo lo que ella más pueda, siempre buscando la autonomía», refirió Güemes.

El trámite para la adopción

La jueza Güemes indicó que los tiempos para la adopción no son extensos y tampoco es un trámite complicado. «En el caso de Mili es muy sencillo, porque está en convocatoria nacional. Esto significa que cualquier persona aún no inscripta en el registro de adoptantes puede aspirar a su adopción y es sencillísimo tomar la decisión», explicó.

Esto implica ponerse a disposición para una evaluación del equipo interdisciplinario de la Secretaria Tutelar. De obtener una evaluación favorable, la vinculación se realiza de inmediato para una guarda con fines de adopción. Si los resultados de los informes son buenos, transcurridos seis meses y verificándose que la niña está integrada al grupo familiar, es posible que la jurisdicción pueda dar la sentencia de adopción definitiva de oficio, sin siquiera petición formal de parte, y concluir el proceso.

«Creo que Mili merece una oportunidad, ha vivido una historia complicada y tiene derecho a vivir en una familia que la cobije, que la cuide y en este momento no está accediendo a eso, por lo cual, en mi opinión, su derecho a vivir en una familia está vulnerado y me parece que ya es tiempo que la naturaleza, Dios, el universo o lo que quieran llamarle haga justicia con Mili y que sea cuánto antes», finalizó la jueza Güemes.

Para la convocatoria a adopción de Mili los interesados pueden enviar un correo electrónico a la siguiente dirección: [email protected] ciasalta.gov.ar o dirigirse a la Secretaria Tutelar del Poder Judicial de la Provincia de Salta, donde les informarán los requisitos.

Fuente: Qué Pasa Salta

¿Qué opinas de esta nota?