El crack sanjuanino que, desde San Lorenzo, SUEÑA con ayudar a sus padres: «quiero que no trabajen más»

Se trata de Agstín Ladstatter, quien comenzó a jugar desde los 5 años, pasó por Peñarol, luego River y, ahora, vive un gran presente en San Lorenzo. Sueña con llegar a primera y ayudar a sus padres, que se esfuerzan cada día por la familia. 


Agustín Ladstatter, de 16 años, es un pibe soñador, como cualquier otro joven que inicia su carrera futbolistica. El sanjuanino, oriundo de Chimbas, inició su vida de fútbol a los 5 años en el club Estudiantil de Santa Lucía, luego partió a Peñarol, donde tuvo grandes actuaciones a tan corta edad. Posteriormente, emigró de San Juan para sumarse a la cantera de River Plate, pero por cuestiones de gastos, terminó en San Lorenzo, quienes se interesaron en él. Hoy, sueña con llegar a primera y ayudar a su familia: «ellos se merecen todo», expresó.

Desde que empezó a jugar, cuando tenía 5 años, su padre fue su motor: «siempre me motivó para que siga jugando. Si bien toda mi familia me apoyó, fue él quien siempre me incentivaba», relató el joven, en diálogo con Diario 13 San Juan. 

Años más tarde decidió mudarse al Barrio Pateta, donde vistió los colores del Bohemio, el Club Sportivo Peñarol. Durante mucho tiempo marcó la diferencia y ya era visto como alguien que podía dar más. Por eso, en 2016, gracias a Armando Arrieta, un reconocido entrenador que busca talentos en San Juan, lo vio jugar y quedó sorprendido.

Se comunicó con la familia del pequeño y coordinaron pruebas en Buenos Aires, nada más y nada menos que en River Plate. Entonces, Agustín se preparó y viajó hasta el barrio de Núñez para demostrar su talento. Allí tuvo numerosas prácticas, bajo la lupa de los experimentados caza talento del Millonario. Todos ellos dieron el visto bueno y el club solicitó inocorporarlo.

Sin embargo, River no quería ofrecerle una pensión, por lo que la familia debía pagar un alquiler para el pequeño, en medio de la Gran Ciudad. Ante eso, la joya sanjuanina decidió el sacrificio de viajar en muchas ocasiones, durante 4 años, de San Juan a Buenos Aires, para no perder su lugar en River. Pero eso lo agotó a él y a su familia y, además, otro grande del fútbol argentino se interesó por su magia.

El Club Atlético San Lorenzo de Almagro se comunicó con los padres de Agustín y le ofrecieron una pensión más la inscripción en una escuela, para que pueda continuar con sus estudios. El joven se decidió y apostó por el Ciclón de Boedo.

Al mismo tiempo, cambió de representante para firmar con la agencia de Marcelo Simonian, DODICI. Ellos se encagan de representarlo y, además, le consiguieron una vivienda, donde alguna vez residieron figuras como Javier Pastore y el «Pity» Martinez, quienes también son representados por ellos.

Luego de un año con complicaciones por la pandemia, estuvo sin jugar durante casi un año, como todos los juveniles. Afortunadamente, el torneo ya comenzó y, ahora, jugando para la Septima del Ciclón, se esfuerza para conseguir un lugar en las categorías superiores.

«Ahora me estoy mostrando. Espero pronto poder tener esa oportunidad», contó.

Mientras tanto, el joven sanjuanino vive un presente único. Está en contacto con jugadores del primer equipo de San Lorenzo y todos les dan consejos para llegar a jugar en la máxima categoría, lo que es su sueño.

Aunque, más allá de anhelar ser una estrella del fútbol, lo principal para Ladstatter es ayudar a su familia. «Mi principal sueño es poder ayudar a mi familia, ellos se merecen todo de mi. Ya después deseo poder amoldarme en el fútbol de Primera División y si se puede dar el salto a otro país mejor, pero ayudar a mi familia es mi principal objetivo», sostuvo.

¿Qué opinas de esta nota?