Cumplió 1 añito el BEBÉ más PREMATURO del Mundo: «Le encanta jugar»

Tenía solo 21 semanas y pesaba apenas 340 gramos. Cómo siguió su evolución.


Richard Hutchinson, el bebé más prematuro del mundo que nació en 2020 tras una gestación de tan solo 21 semanas, cumplió un año.

Al nacer pesaba solo 340 gramos. Contra todo pronóstico, sobrevivió. Ahora, lleva una vida tranquila en su casa de Somerset (Wisconsin, Estados Unidos).

Richard Hutchinson nació solo con 340 gramos y entraba en la mano de su padre. (Foto: Web/ Libro Guinness de los Récords).

Su primer cumpleaños ha sido todo un logro tanto para el pequeño como su familia. Los pronósticos de su evolución no eran buenos ya que cuando nació pesó menos que una lata de gaseosa. Un claro ejemplo de su tamaño fue especificado por su madre, que dijo que en ese momento la mano de Richard tenía el tamaño de la yema de un dedo adulto.

Consultada por la prensa, Beth Hutchinson, que no termina de creer la milagrosa evolución de su hijo, comentó en una entrevista que era tan pequeño que entraba “en la mano” de su marido. Ahora disfruta su excelente evolución: “Desde que estamos en casa no ha parado. Nos tiene a los dos envueltos, le encanta jugar”.

Tras seis meses en el hospital, Richard superó los mayores riesgos y se fue a casa con sus padres. Ahora que ha pasado un año, ha recibido la declaración del Libro Guinness de los Récords.

“Me encanta ser madre. Es algo que siempre he querido hacer y soy la mayor de cinco hijos, así que me encantan los nenes y he ayudado a mis hermanas a criar a sus hijos”, comentó orgullosa sobre su presente la mamá de Richard.

¿Qué opinas de esta nota?